16
feb
08

Ricardo Martínez, pintor entre siglos de perfiles exactos

    Héctor Iván Delgado y Vladimir Delgado

Con un marco teórico de alto nivel analítico vio la luz el libro “Atmósferas”, donde se refleja la crítica de arte acerca de la obra pictórica del mexicano Ricardo Martínez, quien cumple 90 años de su edad, y, sigue pintando. En la Sala “Manuel M. Ponce” del Palacio de Bellas Artes (martes 12 de febrero por la noche) presentaron esta obra del sello editorial “Siglo XXI”, varios ponentes –si vale el lugar común- de lujo: María Teresa Franco (Directora General del INBA); el poeta Hugo Gutiérrez Vega; Marco Antonio Campos (quien envió su texto, leído muy bien por Luis Tovar, por ausencia del escritor); con la sobria y exacta conducción del poeta Jaime Labastida.      “Atmósferas” es un libro de pintura. Es un libro de poesía cuya paleta inspira a los poetas. Por cierto, también estaba anunciado como ponente, el poeta Alí Chumacero. No pudo llegar (por favor ya dejen todos los organizadores de eventos culturales de echarle la culpa “a los problemas del tránsito de la ciudad”). Todos lamentamos la no presencia física de Don Alí. Su palabra volvería más intensa la anfitrionía para leer/ver este libro “Atmósferas”. María Teresa expresó un breve texto resaltando algunos de los temas del pintor, reflejados con excelente manufactura de impresión en “Atmósferas”, especialmente con remembranzas mágicas del pasado indígena. Ahí fantasmagorías antropológicas. Ella misma recordó a Emilio Carballido, cuyos “Llaveros y Rosalba”, sonaron silenciosos a la largo de un respetuoso minuto de silencio en su memoria. El texto de Marco Antonio Campos (él sí salió por otros compromisos fuera del DF), es un dechado de análisis con profundo ojo crítico sobre la obra ya extensa de Ricardo Martínez, quien tiene por lo menos 70 años de manejar su paleta. Contemporáneo de diferentes generaciones. Tanto los rupturistas –el libro recoge la palabra de José Luis Cuevas-, como Los Fridos, así como los maestros grandes del muralismo mexicano. La Escuela de Pintura Mexicana. Sólo contemporáneo, ninguna entrega a “ellas”. Su compromiso es con el arte pictórico. Silencioso dicen, austero y cuidadoso de excentricidades típicas. En el caso de los grandes artistas, los poetas incluidos, hasta su actitud filosófica ante la vida, su silencio, es una exquisita extravagancia. Basta con su obra. Ver ahí a Ricardo Martínez recibiendo el aplauso prolongado de un público a sala llena. Tiene la reciedumbre de un nonagenario productivo. “Atmósferas”, trae una serie de fotografías de sus pinturas más recientes de 2007 –así como algunas de hace 50 años-, una edición cuidada con esmero y profesionalismo por Miguel Ángel Muñoz, éste investigador y compilador de las variadas opiniones, expresó con vehemencia también su palabra no sólo respecto de la obra artística de Ricardo Martínez, sino estimula a leer –o mejor contemplar- el libro “Atmósferas”. Curiosa fusión de esta obra: pintura y poesía y prosa poética. ¡¿Arte global pluriétnico?! Por ejemplo, con sólida pluma y palabra estética, Hugo Gutiérrez Vega, magistral dice en una estrofa leída por él en este evento: “Las curvas son amplísimas/ y nos dan la idea de un hombre en acecho/ o de una mujer reclinada/ mientras la luz que viene de sí misma/ ilumina sus formas,/ nos entrega el reposo/ y también la promesa./”. Hugo comenta pícaro, que al revisar el libro quiso escribir un ensayo, pero le salió un poema. Es el siguiente, (unomásuno se lo solicita al finalizar el acto, nos lo entrega con una sonrisa, “Desde luego, claro”, dice. Y nos da tres cuartillas impresas, con acotaciones de última hora de su puño y letra): 

Ricardo Martínez ve los cuerpos

(Pensando en Pellicer) 

Sombra y silencio, la figura aparece, la rodea la tiniebla y, al fondo, un cielo rojoamenaza y da calma. Los azules salen de paseoy caminan con largas zancadassiguiendo el ritmo de las figuras. Ahora estamos bajo los mantos blancos. Los rostros grises y dos toquesde un rojo misteriosocomo una luz en medio del bosqueo los rescoldos de una hoguera.Todo lo hace el cuerpo humano, los sexos un triángulo, el más hermoso que en el mundo ha sidoy los senos erectos como un testimonioy una promesa casi oculta. El hombre va de rojo y azul y, a veces, de azul y rojo. Los perfiles exactos, los hermosos volúmenes,  la tensión de los miembrosque salen a la luzy se unen a la sombra. De repente el verde dice ¡aquí estoy!y se vuelve un resplandoruna llamarada extrañaen las manos de las mujeres. Hay un aliento primaveralen ese color que aparece poco,pues el otoño es el que brillacon sus luces profundasen el corazón de las figuras y el alma de las telas. Las curvas son amplísimas Y nos dan la idea de un hombre en acechoo de una mujer reclinadamientras una luz que viene de sí mismailumina sus formas, nos entrega el reposo y también la promesa. Pintor de humanidadeses Ricardo Martínez. Se muestra enamorado del cuerpo y sus emblemas, sus luces, sus asombros,su estancia entre las sombras. Las manos de la madrecubren al hijo que busca alcanzarla y encerrarse en su seno; el hombre azul, la mujer nacaradaestán casi inmóviles. Tan sólo el contacto de la manoen el musloune a las carnes y las vuelve una. Los perros interrogana sus dueños, prevalecen las rojas lenguas y el juego se prolongaen los grises y los azules cielosde una tardeen que se sale al campo. Brota de repentela ternurade cuerpos recostados que, poco a poco, acercan ya sus labios. Los desnudos flotan y se recuestan en sí mismos. No hay objetos, sólo hay cuerposy el halo que de ellos se desprendeo que los iluminadesde el pincel del alma. Hoy, Don Ricardo, viví en sus atmósferas y regresé a los airesde lo humano perdidopor usted rescatado. Los rescoldos se avivany crece su pintura. Entro en su mundode luces y de sombras. En ese mundopor usted inventadoestá el hombre que ha sido, es y serámientras otro hombre sepacelebrar su figura y devolver al mundo la plenitud del cuerpo. 

(Hugo Gutiérrez Vega Copilco el bajoVerano de 2008)  

About these ads

0 Responses to “Ricardo Martínez, pintor entre siglos de perfiles exactos”



  1. Dejar un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: