Archive for the 'Internacional' Category

08
Nov
08

Turismo y Cultura

Turismo y cultura

 

Méjico recibe anualmente en torno a 22.000.000 de turistas, de los cuales el 85%, son norteamericanos y canadienses. El turismo supone el segundo ingreso más importante, después del petróleo, unos quince mil millones de dólares.

 

Por: Fernando L. Rodríguez Jiménez

 

En artículo anterior hemos hablado de Termatalia, la Feria del Agua y de las termas, que viene celebrándose cada año en Orense (España) y de la representación de Méjico, en esta feria, el pasado año fue el Estado de Guadalajara y este año ha ido en representación del país, el Estado de Guanajuato, a cuyo frente se encontraba el Lic. Jorge A. Lerma Nava, con quien me cupo el placer de departir sobre diversos aspectos, plenos de interés, tanto a nivel nacional, como internacional.

 

El Subsecretario, tuvo intervenciones presentando al Estado de Guanajuato, nos explicaba que la política de Turismo mejicano se basó en “Sol y playa”, pero no es lo único que puede ofrecer tan hermoso e interesante país como es Méjico. No todos los turistas europeos están dispuestos a “cruzar el charco”, sólo para tomar sol y playa, ya que España, Italia, todo el Norte de África, Turquía y otros países de oriente lo ofrecen también a menor distancia y coste de viaje.

 

 Méjico, debe de cambiar el ‘chip’, hemos de ofrecer también turismo culto: arqueología, historia, etnología, paisajes, ecoturismo, senderismo, deportes alternativos, parapente, ala delta, observación de estrellas, etc., evidentemente termalismo, somos uno de los países con más lugares termales del mundo, especialmente el estado de Guanajuato” comenta Jorge A. Lerma.

 

¿Se prevé alguna actuación Hotelera especial?

 

 Tenemos magníficas haciendas, algunas abandonadas o medio abandonadas que pueden ser transformadas en Paradores, al estilo español, donde los españoles se van a encontrar en casa.

 

¿En los nuevos planes se tiene en cuenta la historia de Méjico?

 

No es que estemos en contra del turismo de sol y playa, pero podemos ofrecer otros aspectos más culturales e interesantes, que no se han potenciado adecuadamente y estamos dispuestos ha hacerlo. La empresa Philips nos está iluminando gratuitamente los monumentos más destacados de la región, ya lo ha hecho en ocho estados

 

¿Hay alguna propuesta concreta para el termalismo?

 

 Tenemos trescientas fuentes termales en todo el país, solamente en Guanajuato hay setenta y tres, todas ellas están dedicadas a parques temáticos y recreo, no como talasoterapia y salud. Mi viaje a España y a Termatalia está muy relacionado con tomar ejemplo de los centros tan bien equipados que hay en España y especialmente en Galicia, para poder cambiar el concepto y aplicar nuestras energías a la salud, con curas de agua. Hemos de crear balnearios para las personas dela tercera edad, que están poco cuidadas y es algo que podemos ofrecerles

 

¿Méjico tiene suficientes técnicos?

 

No. Méjico debe crear nuevas carreras relacionadas con la salud y el turismo. Se han de hacer campañas para prevenir enfermedades, como el estrés que padecemos la mayoría de los habitantes de las grandes ciudades.

Le he pedido colaboración al Presidente de la Cámara de Comercio de Orense y asesoría, para poder encauzar a los 55.000.000 de posibles turistas internos que tenemos en el país, se están moviendo continuamente a lo largo de toda la Nación, los cuales dejan unos sesenta mil millones de dólares, una gran cantidad de dinero. Tenemos un importante efectivo humano, potenciales clientes para esas instalaciones nuevas que deseo poder poner en marcha cuanto antes, para poderles proporcionar nuevos y atractivos servicios de talasoterapia, de salud y turismo culto

 

¿Tiene previsto algún plan para las diferentes etnias autóctonas?

 

Estamos en ello, soy consciente de las variadas culturas que enriquecen nuestro acervo y el de la humanidad, no se deben perder. Se han de potenciar para que gentes de otros lugares y países conozcan sus costumbres, gastronomía y tradiciones, todas tienen su propio y rico folklore, construcciones, historia y conocimientos poco divulgados, es una de mis prioridades. A eso me podéis ayudar, para divulgar sus poco conocidas culturas, casi mantenidas en secreto

 

¿Hay algo previsto de interés general?

 

 Si. Estamos preparando uno de los mayores eventos turísticos del Mundo, la EXPOBICENTENARIO, en una enorme área de cien hectáreas, en la cual esperamos haya unos 12.000.000 de visitantes. Como comprenderás es una enorme cantidad de gente que necesita ser tratada como se merecen y se han de cubrir todas sus necesidades: restaurantes, albergues, hoteles, bares, etc. Supone un enorme esfuerzo, pero será el evento más importante para Méjico y Guanajuato para el 2010.

 

Con esta plática nos hemos enterado de muchos aspectos importantes, tanto para el turismo como para los inversionistas, todos sus proyectos requieren de grandes movimientos de capital, que seguro encontrará eco, tanto en Méjico como fuera del país, lo que ofrece son valores tangibles y reales, valores que no pasan nunca: cultura, salud y naturaleza, con sus consiguientes necesidades en  infraestructuras turísticas adecuadas y no contaminantes, respetuosas con el medio ambiente y las poblaciones del entorno. La atracción de millones de personas a su interesante región producirá grandes movimientos de capital y atraerá a numerosos turistas nacionales y de todo el mundo.

 

Toda esta larga conversación la mantuvimos en comedores, entre cenas, a ratos y en un viaje que compartimos desde Orense a La Coruña, mientras los demás contemplaban el hermoso paisaje gallego, nosotros departíamos de asiento a asiento, tomando notas entre bache y bache, mientras el sol caía al ocaso entre nubes que presagiaban lluvia, hasta que la llegada al restaurante, donde habíamos de cenar.

 

Por lo que se ve Guanajuato tiene mucho que ofrecer, aunque para enterarme bien, haya tenido que viajar a Orense, a la verde Galicia, donde el encuentro gratificante con Jorge A. Lerma, a través de su palabra fluida y por unas horas, me ha permitido tener un nuevo amigo y trasladarme idealmente a esa hermosa tierra mejicana, que espero conocer pronto.

 

Anuncios
08
Nov
08

Un documental del maestro Werner Herzog

 

  

 

Encounters at the end of the world

Encounters at the end of the world

 

 

“Encounters at the end of the world”

Por Jorge Zavaleta Balarezo (Pittsburgh, Estados Unidos)

Werner Herzog es, a la vez, un cineasta extraño y ambicioso. Le gusta registrar en sus películas a personajes más allá de lo común, encabezando aventuras utópicas, que parecen no tener salida desde un principio. También se siente fascinado por la fuerza de la naturaleza, que no sólo sorprende y derrota al hombre, sino que constituye un espectáculo digno de contemplarse siempre con el mismo asombro.

Así, el director de cintas famosas y controversiales como “Aguirre, la ira de Dios”, “Fitzcarraldo” y “El enigma de Kaspar Hauser” nos entrega su más reciente obra, un viaje a la Antártida, a la manera de un documental, que simbólicamente dedica al conocido crítico de cine estadounidense Roger Ebert, famoso durante años por sus notas en el Chicago Sun – Times, por sus programas en televisión y por haber hecho una costumbre calificar las películas con los pulgares arriba o abajo.

En “Encounters at the end of the world”, Herzog sigue la expedición de científicos norteamericanos y europeos, que, instalados en el Polo Sur, realizan investigaciones y pasan sus días en ese ambiente tan lejano e inhóspito acercándose a sus misterios. El propio Herzog hace de narrador. Su voz en “off” nos va relatando, por ejemplo, esas inmersiones bajo el agua o los intentos por conservar a los pingüinos. En otros momentos, a manera de encuesta, el director y su camarógrafo se acercan a los personajes y los entrevistan o los sorprenden en ratos de entretenimiento, mirando películas en la computadora o haciendo gimnasia.

La riqueza de esta película que es, en sí misma, todo un espectáculo, radica no sólo en el gran desplazamiento e inversión que se ha hecho para producirla sino que, otra vez, en consonancia con esos patrones artísticos tan radicales de su autor, vuelve sobre esas odiseas a las que, tarde o temprano, parece estar destinado el hombre sobre la tierra.

Entonces, los nítidos y vibrantes colores del film capturan la esencia de los glaciares o las sorpresas que nos trae la fauna y la flora de la Antártida, se conjugan como partes de un “work in progress”, una empresa artística que se va haciendo ante nuestra vista, que se construye en base a solidaridad y no poco esfuerzo.

Al mismo tiempo, Herzog nos saca más de una sonrisa en situaciones que dejan de ser rigurosamente científicas o serias. Y no deja de presentar ciertas excentricidades o aficiones de los miembros de la expedición, como aquellos dos europeos que, guitarra en mano, intentan un concierto entre la inmensa nieve y el hielo.

Las escenas de “Encounters at the end of the world” son, por momentos, sublimes y subyugantes. La fina fotografía del filme nos permite acercarnos a ciertos tesoros de la naturaleza, a ver sus brillos y contrastes. Entonces, a la par que nos muestra otra de esas luchas imposibles, sin solución, Herzog está preocupado en llamar la atención sobre problemas puntuales, como el futuro de la Antártida y el calentamiento global.

La cinta se convierte en una manifestación encarecidamente humana, en una demostración que nuestro planeta merece mayor respeto y mayor atención. Tanto como un documental que bien puede servir para fines pedagógicos como la obra artística que se impone en todo momento, “Encounters at the end of the world” sorprende desde su vigorosa propuesta, sus imágenes exquisitas y una historia que, sin ser demasiado novedosa, sabemos agradecer.

18
Oct
08

Feria del agua

Cada año se celebra Termatalia, Feria Internacional del Agua y de las Termas en Orense – Galicia (España) considerada ya una de las más importantes de Europa y del mundo, con prestigio reconocido a nivel mundial, ganado cada año con el esfuerzo y buen hacer de un pequeño equipo de gran valía.

 

Por: Fernando L. Rodríguez Jiménez

Madrid, España

 

El agua, aunque siempre ha sido crucial en nuestras vidas, dada nuestra propia composición química, con un alto porcentaje de agua, se ha convertido en algo muy preciado y cada día lo será más, a causa de la enorme influencia que está ejerciendo el cambio climático sobre los recursos hídricos de todo el planeta, añadido al mal uso y abuso por parte de los humanos, quienes pensamos era un recurso sin fin.

La contaminación de mares ríos y lagos, regadíos, grandes urbes, vertidos indeseados que la envenenan, así como las aguas subálveas, de la que se extrae más de lo debido, contaminación del suelo con venenos y fertilizantes filtrados a las aguas subterráneas, desertización, y aumento poblacional, suponen grave riesgo para el líquido vital que rige nuestras vidas, sin el cual la vida no es compatible, por todo ello cada día se hace un bien más escaso.

Termatalia es el nombre de la ya famosa Feria de Expourense, se celebra en Orense, en Galicia, donde los verdes se confunden con las aguas transparentes de sus ríos que espejan el azul y las nubes del cielo, colores de la añoranza, de la “morriña y saudade”. Cada año aumenta la popularidad de Expourense, el recinto Ferial orensano, donde se celebran Ferias ya muy famosas a nivel internacional, como Xantar (Comer) y Termatalia, popularidad demostrada con el mayor número de stand y asistencia de países de todo el mundo, este año representados por una treintena y numerosas regiones españolas.

Cuatro personas son el alma de esta Feria, con algunos colaboradores más: Ovidio Fernández Ojea, Presidente de la Cámara de Orense y del Comité Ejecutivo de Expourense, Alejandro Rubin Carballo, Director Gerente de Expourense y Emma González, inteligente, eficiente, joven y atractiva Directora de Gestión de Expourense, con un gabinete de prensa llevado por la periodista Silvia Pardo y un pequeño, más magnífico equipo de colaboradores.

representante de Mejico, España, Urugay, Portugal

Ponentes sobre termalismo de izquierda a derecha: representante de Mejico, España, Urugay, Portugal

Entre los países que se han hecho ya asiduos está Méjico, el año pasado fue Guadalajara representado por una gentil e inteligente Directora de Turismo, de quien hablamos en este diario, este año ha acudido el Subsecretario de Promoción Turística de Guanajuato, Jorge A. Lerma Nava, con quien hemos departido y amistado, a quien dedicaremos un artículo aparte con su interesante entrevista, por el gran trabajo que están desarrollando y las perspectivas de futuro para atraer a un nuevo turismo, muy halagüeñas para Méjico y Guanajuato, de las que daremos cumplida cuenta por su importancia cultural e interesante perspectiva, para atraer al turista culto, no sólo de sol y playa.

Termatalia es una Feria que reúne a gentes del sector del termalismo, es decir de los balnearios termales, con aguas naturales calientes o con propiedades curativas y de muchos otros SPA y balnearios tradicionales, aguas de mesa para beber, con o sin propiedades, cuya moda ha llevado a que en la actualidad se hagan cursos de sumiller de agua, es decir catadores capaces de diferenciar por su sabor las diferentes cualidades de cada una. La Associazione Degustatori Acque Minerali, italiana, dirigida por el simpático y abierto profesor Giuseppe Amati ha impartido un curso de hidrosumiller de 2º nivel, (hay tres niveles).

En Galicia hay aguas muy conocidas que se exportan a muchos lugares del mundo, entre otros a Méjico, como es el caso de las ricas aguas de Cabreiroá y Mondariz.

En el bar de aguas se ha podido catar el líquido elemento de muchos lugares de España y del mundo, resulta un tanto curioso y atractivo poder beber en Expourense agua de: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Dinamarca, Escocia, España, Francia, Holanda, Italia, Nueva Zelanda, Portugal, Reino Unido, Sudáfrica y Suecia, privilegio exclusivo de los visitantes de Termatalia, que hace pequeño al mundo y reúne a las aguas internacionales en abrazo fraternal, con la hospitalidad única que como nadie saben proporcionar los gallegos y en especial los organizadores de esta Feria puntera. En nuestro organismo podemos asimilar las energías de las mejores aguas del mundo con todas sus propiedades intactas.

En Termatalia gozamos de una cuidada gastronomía en el restaurante de propia Feria y de diferentes restaurantes de hermosas poblaciones gallegas, en las excursiones muy atractivas que realizamos y serán motivo de una crónica especial.

En esta peculiar Feria, no sólo se trata de Termalismo, de SPA y Turismo de Balnearios, si no de muchos otros aspectos que van en paralelo a este sector tan amplio, donde podemos encontrar los medios y aparatos más sofisticados de tecnología punta o con las mejores manos de fisioterapeutas y masajistas especializados, como es el caso de Margarita, una simpática Fisioterapeuta que con sus manos obra maravillas, y doy fe de ello, así como su colaboradora egipcia, quienes junto a otros profesionales aplican sus técnicas de digitopuntura manuales y fantásticas.

Junto a las “magas” de las manos, encontramos los más sofisticados artilugios, sillones que dan masajes, duchas que se mueven para aplicar chorros de agua por todo el cuerpo mientras permanecemos tumbados sobre una camilla, aparatos que te hacen perder “michelines” en un rato, con tecnología de última hora italiana, así lo comprobamos el pasado año, tratamientos con algas o barros, máscaras, cremas y otras sustancias que nos ayudan a mejorar nuestra salud y aspecto, incluso la biomanta, inventada por una profesora física argentina que Termatalia cuenta cada año con su presencia, con quien regresamos juntos hasta Madrid en el avión.

Aún no se ha inventado el aparto “quita-años”, pero en Termatalia encontramos todo lo necesario, de los descubrimientos realizados hasta el momento, al menos para aparentar que nos hemos quitado unos años de encima, mejorar nuestro aspecto y mantenernos más saludables.

No cabe duda que el termalismo, los masajes hídricos y manuales, los tratamientos con aguas, algas, barros, etc, mejoran nuestra salud, sobrecargada de estrés, de trabajo, de sobrealimentación y falta de ejercicio.

Los balnearios provienen de la antigüedad, tuvieron gran auge en épocas de romanos y griegos, quienes supieron reconocer lo saludable de los tratamientos con aguas minerales, hasta el punto de crear baños públicos en todas las ciudades de cierta categoría. En todo el gran imperio se encuentran termas y baños a lo largo de todos los países colonizados por ellos: en Oriente Medio, Norte de África y la mayor parte de Europa.

Después de la Segunda Guerra Mundial, fueron cayendo en desuso, pero desde hace más de una década que su auge ha tomado proporciones impensadas por los propios dueños y gestores de los clásicos balnearios. Médicos, inversores y usuarios cayeron en la cuenta que unas vacaciones en estos lugares, tranquiliza el estrés, mejora la salud de nuestro cuerpo por dentro, al tomar aguas con propiedades medicinales y por fuera las enfermedades de piel y el efecto benéfico de que el cuerpo sea masajeado por chorros de agua y cascadas que permiten relajar los músculos y contracciones, al tiempo que el calor del agua termal abre nuestros poros permitiendo que penetren sus propiedades sanadoras.  

El turismo termal no se ha hecho esperar, cada día hay más circuitos turísticos en torno a Balnearios, Termas y Spas, generalmente situados en lugares estratégicos en bellos paisajes o ciudades de interés turístico.

Millones de personas son ya sus usuarios, en torno a ellos se generan una compleja industria, tanto en tecnología como en medios hoteleros y de baños, generadora de numerosos puestos de trabajo, todo ello supone movimientos de dinero multimillonarios, conformando un nuevo estilo de viajes y de vida.

Un tema muy interesante que fomentará nuevas fuentes de riqueza para los mejicanos y centros de salud donde acudir a mejorar el físico y el espíritu, que nos permitirá entrar en paz con nosotros mismos, con curas de ingestas de agua, en vez de tequila, para hacer descansar y mejorar nuestro organismo.

18
Oct
08

60 Años de Cine Israelí

60 Años de Cine Israelí

 

Por: Arón Margolis

Fundador / Director Ejecutivo

Festival Intl. de Cine Judío – México

aron@festivaldecinejudio.org

 

         La industria cinematográfica israelí ha tenido una dramática transformación en seis décadas, reflejando así en cada producción la dinámica evolución de su sociedad.  Iniciando como un cine meramente propagandista, con el pasar de  los años se ha ganado poco a poco un lugar dentro de los festivales cinematográficos más importantes del mundo, y logrado distribución comercial en múltiples países.

 

         Considerado como el padre del cine Israelí, Iaacov Ben Dov empezó a documentar vivencias desde antes de que se formara el estado.  Ben Dov fundó “Menora”, la primera sociedad cinematográfica de Jerusalén, que se dedicó a producir películas silentes sobre sucesos históricos.  En dichos filmes se logra ver como era la vida en dicha época y el establecimiento y actividades en ciudades como Jerusalén, Tel Aviv, Rishon Letzion y la antigua Jaffa; era común que aparecieran grandes personajes como Churchill, Einstein, Ben Gurion,  y otros.  Una importante colección de películas de Ben Dov se mantuvo extraviada por alrededor de setenta años, pero recientemente se rescataron y compilaron gracias a la labor conjunta del National Center for Jewish Film (Centro Nacional de Cine Judío) y del Israel Film Archive (Archivo de Cine de Israel) en un interesante documental llamado “Builders & Dreamers” (Soñadores y Constructores).  En total se le atribuyen a Ben Dov por lo menos 300 filmes y noticieros, aunados a una media docena de largometrajes. 

 

         Para algunos expertos en el tema, el cine israelí se divide en dos etapas: de 1948-1961 y de 1961 en adelante.  La primera etapa es considerada como el “Realismo Sionista” que fue un cine principalmente realizado por la “Agencia Judía” y el “Fondo Nacional Judío” (KKL), representado por películas de propaganda institucional que mostraban las dificultades que se tenían para construir el naciente estado de Israel, y de esa manera recaudar fondos para la causa; tenían una duración de 10-15 minutos y fueron realizadas por profesionales americanos y algunos inmigrantes fotógrafos y directores de Europa Oriental, debido a la falta de personal capacitado en el país.  Estas películas recordaban al cine ruso de los años ’40.  Los cortos tuvieron nombres memorables como: Pavimentar el camino a Sodoma, El agua de la vida, Ashdod y Fusión de diásporas, entre otros.  Posteriormente se empezaron a realizar cortometrajes noticiosos que se exhibían en los cines previo a las películas.  Dichos clips compartían con las audiencias notas sencillas de acontecimientos actuales por medio de fotografías de titulares periodísticos, acompañados de música dramática de los 50’s y una locución melodramática emulando una voz divina.  Esta propaganda semanal gubernamental de 10 minutos de duración era supervisada por el Ministerio de Comercio e Industria y Director del Departamento de Informativos Cinematográficos, Asher Hirschberg, misma que duro hasta que comenzó la televisión en el país. 

 

         Algunos primeros largometrajes producidos en Israel como La Colina 24 No Contesta (Dickenson, 1954) y Columnas de fuego (Frisch, 1952) fueron realizados para públicos extranjeros, debido al poco interés por la producción local en esa época. Posteriormente, se  empezaron a abrir laboratorios con el surgimiento del Centro de Cultura y Educación de la “Histadrut” (Confederación General de Trabajadores), que estableció un departamento de Cine, producción y difusión; eventualmente, la Agencia Judía y el ejército abrieron también departamentos cinematográficos.  Otro factor importante del desarrollo de la industria cinematográfica local fue la consolidación de las ciudades y con lo mismo la apertura de las primeras salas cinematográficas. 

 

         La segunda etapa del cine israelí a partir de 1961 es denominada “La Generación de Estado”, y se da a partir de los cambios históricos-ideológicos, socio-económicos y de concepción artística que vivía el país en la dicha década, mismo que se vieron reflejados en el teatro, la literatura, la poesía, la radio y el periodismo.  Durante este periodo surge una nueva generación de cuentistas y poetas como Natan Zaj, David Avidán, Yehuda Amijai, Amos Oz, Izhak Orpaz, Amalia Kahane-Karmon, A.B. Yehoshua y Yoram Kaniuk, quienes comparten en sus obras vivencias como individuos, expresándolo en un lenguaje coloquial que posteriormente se ve reflejado en el cine.  En 1960 el gobierno israelí decide incentivar el desarrollo de la industria por medio de la devolución de un impuesto al comercio e industria.  Esta iniciativa atrae a diversas casas productoras y a empresarios que quieren tomar ventaja de dicho beneficio, que representaba el 33% por cada boleto vendido en taquilla.  Como toda industria cinematográfica, la israelí tuvo que pasar por su etapa de desarrollo que no estuvo exenta de diversos y complicados baches: gente inexperta, equipos caros, laboratorios de baja calidad, historias malas, bajos presupuestos, escaso público e imposibilidad de exportar el producto al extranjero; pero el reto mayor era crear un lenguaje original para sus historias.

         En un principio los realizadores se apoyaron en exitosas obras de teatro para llevarlas al cine.  La más representativa fue Salah Shabati del conocido escritor Ephraim Kishón, quien sentó las bases de personajes esteriotipados de la sociedad israelí en los años sesentas.  Salah, el personaje principal, paso a ser un héroe mitológico con gran éxito.  Otras películas de dicha época que dejaron huella fueron Arbinka, El Canal de Blaumilaj y El Policía Azulay.  Durante esta época surgió también el movimiento  El Otro Cine que intentaba competir con la Nueva Ola del cine francés, explorando temas complejos de una manera artística y muy personal por parte de los realizadores a quienes alejo de los personajes exitosos, relatos y del drama.  Debido a los altos presupuestos que manejaron fracasó.  Como consecuencia de la caída del  “Otro Cine” y la transformación social israelí, acompañada del florecimiento del teatro comercial y la influencia de la televisión, que hace que mucha gente de la tercera edad, académicos y adultos vayan poco al cine, entre 1967 y 1976 se produce un cine denominado “Burekas”; películas superficiales con temática étnica-familiar enfocadas a un público poco educado pero con poder adquisitivo.  Este cine altamente comercial fue muy criticado por barato, vulgar, tonto y anticinematográfico.  De ahí siguieron otros personajes populares a principio de los años setentas, siendo el más memorable Kazablan, personaje de la película del mismo nombre, que abrió las puertas del mercado estadounidense a su director Menahem Golan, nominado en 1974 a los Globos de Oro® como mejor película extranjera. 

 

         Desde el inicio del establecimiento del Estado de Israel los cineastas centraron la temática de sus producciones en la sociedad, las relaciones con sus vecinos y en temas de supervivencia.  Asimismo, la segunda generación de directores empezó a tratar la temática del holocausto que sus predecesores no asumieron, por estar muy cerca del evento histórico.  Para 1974 se estaban produciendo en promedio 20-25 películas ayudando así a madurar a esta joven industria, apoyada de las Universidades de Tel Aviv y Beit Tzvi, que ya impartían cursos de cine, así como la motivación de jóvenes que salían al extranjero a especializarse.  En 1979 se abrió un fondo para apoyar la producción de películas de calidad, lo cual dio un importante empuje a los nuevos realizadores.  Durante este periodo las películas exploraron temas que reflejaban el devenir de la sociedad, modos de vida, cambios sociales históricos y políticos, relaciones interpersonales entre grupos, así como conflictos entre diferentes identidades culturales.

 

         Para los años 90’s las temáticas empezaron a tomar un matiz mas humano, reflejando la realidad israelí actual.  La llegada de la televisión comercial y los nuevos canales de cable, dieron a la nueva camada de realizadores la oportunidad de profesionalizar su oficio.  Posteriormente, dicha producción se vio también reflejada en la industria cinematográfica del país.  A pesar de que seis películas israelíes habían quedado seleccionadas en la categoría de mejor película extranjera en lengua no inglesa en los Oscares®   (1964 –Salla Shabati (Efraim Kishon), 1971 – Hashoter Azulai (Efraim Kishon), 1972 – Aní Ohev Otaj Rosa (Moshe Mizrahi), 1973 – Habait Birjov Shalosh (Moshe Mizrahi), 1977 – Mivtza Ionatan (Menahem Golan) y  1984 – Meajorei Hasoraguim (Uri Barbash)), no fue sino hasta la segunda parte de los noventas que el cine israelí empezó a tener reconocimiento mundial, con la Première Mundial de la película “Santa Clara” en 1996, durante el Festival Internacional de Cine de Berlín y “Kadosh” en 1999 en el festival de Cannes.  

 

         Con un semillero de 9 universidades o escuelas técnicas, 5 cinetecas y 7 archivos fílmicos, 10 festivales internacionales de cine y 6 fondos o fundaciones que apoyan la producción y distribución de películas, Israel produce actualmente en promedio 16 películas de ficción, algunas de ellas                     co-producciones internacionales con un presupuesto promedio de alrededor de $900,000 USD y mas de 100 horas de documentales al año.  En 2007 producciones israelíes ganaron diversos premios internacionales en prestigiosos festivales como Cannes (Cámara de Oro por “Meduzot” y el Prix Coup de Cœur – Un Certain Regard  por “The Band’s Visit”) y Berlín (Oso de Plata por “Beaufort”, el Oso de Cristal por “Sweet Mud”), entre otros, mientras que en 2008 “Lemon Three” obtuvo el premio del público en Berlín.  Con estos antecedentes e importantes corridas comerciales de varias de sus producciones a nivel mundial con películas como “Walk on Water”, “Broken Wings” y “Ushpizin”, el cine israelí promete incrementar cada vez más su presencia mundial.   

 

 

Fuente:

CIDIPAL (Centro de información y documentación de Israel para América Latina)

Israel Film Industry Guide 2008/9

 

 

 

 

 

 

04
Oct
08

Impuesto: palabra odiosa

 

 

 

 

Por: Fernando L. Rodríguez Jiménez

Madrid, España

 

        

El significado de la palabra impuesto es detestable por su significado de imponer sin paliativos. Si consultamos el diccionario define impuesto como:   “Entrega de dinero que las personas físicas o jurídicas realizan al estado, de forma obligatoria y coactiva. La clasificación más tradicional divide los impuestos en directos, (que gravan la renta, el patrimonio, los beneficios, y sus recaudaciones periódicas) o indirectos ( que recaen sobre el consumo, especialmente en los actos de compraventa). Impuesto sobre el valor añadido es el que grava sobre el valor añadido de un producto en las distintas fases de su producción. Se trata de un impuesto sobre el consumo, que recae sobre el consumidor final.”

        

 La fuerza y el valor definitorio de las palabras, van perdiendo esas cualidades con el uso continuo o abuso de las mismas. Así sucede con la odiosa palabra “impuesto”, dicho de manera castiza es “por narices”, vamos que es igual estar de acuerdo o no, no cabe apelación ni digresión, es una imposición dictatorial de la que nadie puede escapar, teóricamente. La realidad es que en general quien más tiene, más escaquea, a la hora de pagar sus “diezmos y primicias” y es el sufrido trabajador, sea del último estrato social o el de clase media, quienes pagan el pato, y con sus impuestos se dispone lo que los gobernantes de turno y el poder fáctico deseen o crean más conveniente, para ellos, claro. El caso es que los ciudadanos tienen que pagar por trabajar, por comer, por caminar, por vestirse, por vivir en una casa, por la electricidad y el agua, por tener un vehículo, aunque sea una bicicleta, por usar ese vehículo, por si fuera poco lo ha de aparcar en la calle pagando impuesto nuevo con los parquímetros o en los aparcamientos, aunque haya pagado su “impuesto” en el permiso de circulación, las multas de tráfico son otros impuestos, que se pueden recurrir, pero sin efecto en la mayoría de los casos.

        

No parece lógico que para poder comer paguemos un impuesto del producto, otro impuesto por el transporte, otro por el intermediario y si es envasado por el envase, la industria, vendedor, etc.

 

Cualquier acto de nuestra vida esta sancionado con un impuesto, como si vivir fuera una infracción continua, pagar, pagar, pagar…, algún autor inspirado podría hacer una ranchera, en replica al volver, volver, volver…, seguro que al menos muchos ciudadanos escucharíamos complacidos que alguien cante a un sistema injusto, poniéndole los puntos sobre la ies.

        

Estamos tan acostumbrados a que nos digan lo que tenemos que pagar y hacer que obedecemos como borregos, claudicamos ante esas “imposiciones” sin decir ni palabra, sin exigir cuentas al estado de que se hace con nuestro dinero y a quien mejora de verdad.

 

Teóricamente se construyen carreteras, puentes, infraestructuras, se hacen escuelas y universidades, mientras una serie de chupatintas viven a costa nuestra en todos los centros oficiales, donde nos vemos obligados a hacer colas interminables para escuchar malos modos o malas palabras de nuestros propios asalariados, ya que somos nosotros con nuestros impuestos quienes les estamos pagando, a ellos a la policía y al ejército.

 

Si subimos en la escala, resulta que el prepotente político está alimentado por nosotros y nuestros impuestos, son ellos quienes deciden si hemos de pagar más, para que ellos vivan mejor. No solamente se lucran con sus sueldos pagados de nuestros impuestos, sino que además muchos de estos servidores públicos están corruptos y cobran coimas de aquí o de allá, por favorecer negocios a veces multimillonarios, salidos del erario público, en definitiva es nuestros ahorros colectivos, crean negocios con familiares o amigos que de alguna forma les permiten no trabajar el resto de sus vidas, mientras el probo trabajador, habrá de aportar sus impuestos, asaeteado por todas partes, sin un huequito de respiro, ni posibilidad de ahorrar. Que decir de las “autoridades” los policías corruptos, de quienes daría para hablar largo y tendido. 

 

Los que más tienen corrompen a los funcionarios, quienes favorecen sus negocios con ganancias impresentables o con acciones que les suponen cuotas de poder y dinero.

        

Es un sistema muy injusto. La gente no nos paramos a pensar en ello, pero es que no nos dejan un respiro para poder simplemente vivir, tener alguna alegría y esparcimiento, sin estar todo el día trabajando y preocupado en como salir de las deudas, favorecidas por el propio estado y los bancos.

        

Ya en la época de Cristo se protestaba por los diezmos y primicias, impuestos que vienen de muy antiguo, se pagaban en dinero o en especies, a los regentes de cada época, quienes veían aumentar sus graneros y sus arcas a costa de sus súbditos.

        

En el antiguo Egipto, los reyes-dioses, no eran tan bárbaros como se supone, los graneros estaban bajo custodia real, pero se repartía el grano equitativamente entre sus súbditos. En la época moderna el dinero va a parar a una pozo sin fondo, sin retorno de ningún tipo, aunque dicen que las prestaciones de la Seguridad Social, etc., que existen en España, sea algo que cada día funciona peor y los enfermos se hacinan por los pasillos de los hospitales por falta de camas y habitaciones, cuando se hacen autopistas se recurre al capital privado y se ha de pagar peaje por utilizarlas, impuesto que va directamente a los bolsillos de los constructores.

        

Se habla con cierta conmiseración del pobre indígena que vive aislado del mundo moderno, cultivando sus tierras o cazando para sobrevivir, pero nadie habla de que ellos viven sin caer en la trampa de una sociedad, llamada de “bienestar”, que me gustaría saber cual es bienestar tan celebrado. Muchos dicen vivimos mejor que antes, tenemos seguridad social, jubilación, hospitales, sanidad, pero y de lo demás, hay muchas cosas, pero ¿Para quién? Acaso todo el mundo va a discotecas, que me parece un invento infame, o a otras de esas cosas que llamamos civilizadas, como los salvajes conciertos donde la gente se pone de droga hasta las cejas y muchos jóvenes mueren a causa de sobre dosis o quedan enganchados a la droga para siempre, disminuyendo sus capacidades físicas e intelectuales, ¿Es eso el estado del bienestar?

        

Solamente la sociedad tiene algo positivo y es la cultura, poder intercambiar conocimientos e investigar para saber más, ser así más sabios y mejores personas.

Eso es lo único precisamente que no interesa a nadie o a unos pocos, no nos damos cuenta que solamente la cultura nos hace civilizados y de eso los políticos o no quieren saber nada o muy poco, dejan migajas para esas actividades, mientras se fomentan los circos romanos modernos, con deportes de masa para que la gente no piense en esas cosas de las que hoy he querido hablar y aún encima pague nuevos impuestos en la entrada.

       

Impuestos para hacer mejor a la sociedad y para que nuestra calidad de vida sea superior, entendiendo la cultura y la investigación como parte de ello, SI. Impuestos para mantener a vagos y maleantes o para obnubilar al personal, ¡No, de ninguna manera!.

        

Tenemos derecho a saber que se hace con el dinero que se nos extrae como sanguijuelas, sin que den cuentas, claras de que se está haciendo con él y a quien favorece.

 

La sociedad de consumo se ha convertido en una rueda sin fin, en un pozo sin fondo de egoísmo y locura posesiva. En nuestras manos está cambiarlo, se ha de protestar y exigir, hacer ver a los funcionarios que son nuestros empleados y no al contrario, que no nos hacen favor alguno cumpliendo con sus obligaciones por las que les pagamos para que nos atiendan y nos ayuden a resolver la abrumadora burocracia que ellos mismos complican y engendran, para hacerse imprescindibles.

 

El día que la palabra impuesto desaparezca de nuestras vidas, será el síntoma que la sociedad y el mundo habrá cambiado definitivamente. Es una utopía en la que me gusta soñar y recrearme, pensar que algún día la humanidad será mejor, solidaria y verdaderamente demócrata, no a la americana, donde impere la razón y el trabajo bien hecho a cambio de un reconocimiento social, que te permita vivir, sin obstáculos y sin presiones, en el que todos de verdad seamos hermanos y no necesitemos decirlo para ver si nos lo creemos, conviviendo en paz con la naturaleza y el entorno, sin destruir, ni poseer, compartiendo en esa bondad para todos los seres vivos, que tanto preconizan los budistas. Me gusta pensar que tal vez llegue algún día la cordura colectiva y se erradique la maldad y el egoísmo de la vida de todos los seres humanos. 

 

04
Oct
08

Los apellidos libaneses son mexicanos

Antonio Trabulse, Director del Instituto Cultural Mexicano Libanés

Antonio Trabulse, Director del Instituto Cultural Mexicano Libanés

 

Por: Sergio Martínez Estrada

 

Conversar con Antonio Trabulse Kaim es grato pues en su habla se condensan dos culturas que tienen pasión por la oralidad. Este mexicano desea que los apellidos Trabulse, Libien, Slim, Kaui, Harp, Helú, y Younes formen parte de los apellidos en México como Pérez o Hernández.

 

Lo que distingue a Antonio Trabulse es que es hijo de cada uno de sus antepasados, que se encuentran distribuidos por todo el mundo, por lo que se siente un poco de todas partes. Esta concepción la ejemplifica con Amin Maalouf autor de obras emblemáticas como ‘León el africano’ o ‘Las Cruzadas vistas por los árabes’ donde se rinde homenaje a todos los personajes y temas que viven en los libros.

 

La migración y la generosidad es un tema presente entre los dos pueblos. La generosidad mexicana es muy basta y permitió que llegaran hombres que han dado frutos mexicanos como Jaime Sabines, Carlos Slim, Héctor Azar, Gaspar Henaine “Capulina”, Salma Hayek, Antonio Badú o Mauricio Garcés; claro que hay otros que les gusta vivir en vuelos de escándalos.

 

La primera migración data de 1878, huyendo del Imperio Otomano, que ejercía la leva con los jóvenes, muchos buscaron mejor destino que engrosar ese ejército, buscaban un mejor destino. Existen indicios de que en 1880 desembarcaron en el Puerto de Veracruz los primeros libaneses, justo cuando el General Porfirio Díaz concluía su primer periodo como Presidente de la República.

 

La plática de Trabulse es una línea del tiempo que retrocede o avanza de una manera didáctica, y de forma vehemente narra parte de la historia de Líbano que ha sido invadido desde Nabucondosor, heredero de Fenicia y crisol histórico de comunidades cristianas y musulmanas, fue ocupado por el Imperio Otomano en el siglo XVI. Tras la derrota turca en la Primera Guerra Mundial, el protectorado de Francia se prolongó hasta 1944, año en que el país se constituyó como Estado (si bien proclamó su independencia el 26 de noviembre de 1941, esta no fue reconocida hasta dos años más tarde).

 

El Líbano vivió hasta los años 70 una gran prosperidad económica que le valió el sobrenombre de “la Suiza de Oriente Próximo”. Esta opulencia monetaria fue rota por el terrible enfrentamiento civil entre cristianos y musulmanes (1975-1980) que destruyó un equilibrio político ejemplar. Las luchas internas y los conflictos con Israel -que invadió el país en 1982 – aún perduran.

 

La segunda migración de libaneses a México después de la Segunda Guerra Mundial y de los sucesivos conflictos está lejos de los vendedores de botones y de los aboneros, que aunque a muchos paisanos les molesta, está claramente filmado en cintas como el “El paisano Jalil”. Antonio Trabulse es un experto y promotor de la obra de Gibran  Khalil Gibran.

 

Los padres de muchos de los mexicanos de origen libanés prominente se iniciaron trabajando en el centro de la Ciudad de México, Toluca y en el sureste, en barrios populares, con escaso conocimiento del español.  “Un  recién llegado,  se inició en el comercio de botones, y pidió a sus ‘paisanos’ que le enseñaran algo de español, en especial a decir gracias, en lugar de ello le transmitieron la famosa mentada de madre, al hacer su primera venta a un policía, y dar las gracias, hubo que rescatarle pagando una multa.”

 

El comercio es fundamental, el nombre griego del país, Fenicia, tiene que ver con una de sus principales exportaciones, una anilina de color púrpura llamada [phoinix], “púrpura”, sin embargo, los habitantes se llamaban a sí mismos Kena’ani, es decir, cananeos, y su tierra la denominaban Canaán, lo que está de acuerdo con Génesis 10: 15-19, donde se da una lista de los habitantes de varias ciudades fenicias como descendientes de Canaán. No hay suficiente material arqueológico para formar una historia completa de Fenicia y su historia más remota está completamente envuelta en la oscuridad. Sin embargo, una de las ciudades fenicias -Biblos- aparece en registros egipcios del tercer milenio como una ciudad importante en la exportación de madera de cedro.

 

Los libaneses agradecieron a través de su trabajo y de sus aportaciones el recibimiento del que fueron objeto; se integraron a México y hoy un gran número de descendientes de aquellos primeros emigrantes son mexicanos prominentes, cuyo trabajo y participación en la vida social, cultural, empresarial, deportiva e intelectual tienen una gran presencia y trascendencia en México. En Líbano las imágenes de México son conocidas y sus íconos populares. Hace años me sorprendí con una enorme fila de personas para ver una película del Santo.

 

21
Sep
08

Eugenio Barba, el espíritu danés vuelve a México

 

Eugenio Barba/unomásuno

Eugenio Barba/Fotografía: María Teresa Adalid

 

 

Por: María Teresa Adalid

 

El 1 de octubre de 1964 Eugenio Barba funda el Odin Teatret en Oslo, después se traslada a Dinamarca y tras vencer la indiferencia local, se afianza con su teatro-laboratorio en Holstebro. Los primeros actores del Odin eran jóvenes rechazados de las escuelas de teatro tradicional. La compañía tomó como referencia el modelo de Jerzy Grotowski y se concentró en la visión pedagógica transitando por diversos continentes. Barba desarrolló la estética del arte, la antropología teatral, el Tercer Teatro (teatro asocial, una realidad teatral diferente) y es fundador de la ISTA (International School of Theatre Anthropology). El Odin ha soportado los estragos del tiempo y continúa ejerciendo en su período de madurez. Eugenio Barba es un visitante asiduo a nuestro país y el último espectáculo que presentó fue Kaosmos en1996. Respecto a su nueva visita a México, el director emitió algunos pensamientos acerca del oficio teatral. 

 

El origen

Comenzamos como teatro de aficionados en Noruega, después se trasladó a Dinamarca aceptando la invitación de una pequeña ciudad de nombre Holstebro, a 400km de las grandes ciudades, ahí desarrollamos lo que era nuestra necesidad y cierto tipo de teatro; claro que no podíamos vivir dando espectáculos en esas pequeñas ciudades, así que viajamos a países extranjeros, Europa primero y después en América Latina. Para nosotros algunas ciudades y países son parte integrante de esa geografía profesional y emocional que constituye la orientación de cada uno de nosotros, algunos lo llaman equidad cultural, otros nación, o su país, con una cierta sobra de nacionalismo, pero a veces es muy diferente. La gente del Odin está constituida por actores y colaboradores que vienen de quince diferentes países de Asia, Latinoamérica, Europa, Norteamérica. La verdadera patria es el trabajo, las relaciones entre nosotros, pero sobre todo las relaciones con esos espectadores que visitamos cada vez que tenemos un nuevo espectáculo.

 

Columnas portadoras de la visión

Tengo que decir que cuando leo un libro de Taviani, Ruffini, o Savarese yo tengo otra visión de lo que es el teatro de cuando leo a muchos otros historiadores, ellos son buenos sólo que no piensan de una cierta manera. La diferencia es cuál es tu perspectiva en escribir, no existe una historia neutral, el hecho de que todo lo que concierne la técnica de la antropología teatral hoy es una parte del pensamiento de esa persona, significa mucho, si alguien se alimenta de esos libros va tener otra visión. Yo leí muy joven un libro que ha sido un espectáculo extraordinario, como El príncipe constante de Grotowski o el Teatro Kathakali que he visto, era un libro de Ripellino, se llamaba ‘El maquillaje y la alba’, es la historia de los maestros del teatro ruso, se publicó en 1965, cuando había poca información sobre Meyerhold y los grandes directores; de un lado existe la documentación y por otro lado un estilo extraordinario, ese libro cambió los parámetros y exigencia de cuando leo.

 

 

Jorge Vargas

Eugenio Barba/fotografía:Jorge Vargas

 

 

Los reformadores

Con la muerte de Grotowski en el año 99 se terminó toda una época del teatro. No nos hemos dado cuenta en los primeros años del 2000. Todas las generaciones jóvenes que encuentro ahora, ya no tienen la misma relación con el pasado de revolución teatral hecha por Stanilslavky, Meyerhold, Copeau, Craig, Eisenstein, Piscator, Brecht, los grandes nombres que cambiaron la forma de pensar y hacer teatro en este continente y todo el mundo. Después existió como 20 años de intermedio donde el fascismo y el stanilismo simplemente mató todo. En los años 60 comienza una nueva revolución. Los primeros que comenzaron fueron el Living Theater norteamericano y Grotowski, que a mitad de los años sesenta ya habían inventado otra manera de usar el teatro. Todos esos reformadores pensaron que el teatro no sólo se ve con los ojos sino a través de ellos, que una vez terminado el espectáculo, dejaba una presencia de otra vida que continuaba en el espectador, a esa vida algunos le llamaron la función social del teatro, que tenía que ser político, hacer reflexionar al espectador sobre su condición existencial, otros pensaron que podría ser arte terapéutico o didáctico. El teatro sigue viviendo como especie de Dios en la memoria y sentidos del espectador. La pasión era resultado de una soledad individual, falta de asimilarse o adaptarse al contexto en que se vivía, todos ellos, no se adaptaron al teatro que existía, inventaron uno; no porque eran originales, sino porque era un problema de construir un asilo lleno de oxigeno donde se pudiera respirar, practicar y tener conocimiento del oficio sólido, esto falta hoy, es evidente.  

 

El teatro toma de posesión

Somos actores de 45 años a 65 años, muy diferentes de cuando teníamos 30. Se trata de adaptar esa pérdida de energía, de manera en que lo que antes era explosión pueda ser implosión. El sentido de nuestra historia, el final de cómo uno muere, es un gran desafío. Vienen muchos jóvenes a nosotros y no podemos enseñar mecánicamente lo que para nosotros era importantísimo porque hoy no funciona. Hablar de luchar contra la injusticia en mi generación tenía un profundo sentido, habíamos visto la civilización europea en su cumbre de horror con Auschwitz, el nazismo, era importante que el teatro fuese una toma de posesión. Hoy sería echar afuera a quien viene, porque son otras necesidades, el desafío es cómo dialogar con jóvenes que piensan de manera diferente y dar clara conciencia de que existe en nuestra anomalía y diferencia algo que te puede ayudar en tu camino. También está ganar nuestro pan, en Europa la situación económica se ha vuelto muy precaria, en Dinamarca tenemos reducción continua de presupuestos. ¿Cómo inventar otras actividades y maneras sin perder lo que fue para nosotros el objetivo de hacer teatro y mantener nuestra libertad?

 

Lejos de los círculos artísticos oficiales

Yo nunca hice parte de esa gente de teatreros que pensaban que el teatro tenía que ser trasgresor, para mi era una comunidad extrajera, siempre he tenido esa sensación de que el teatro es como una iglesia, separada de la comunidad y cuando entras encuentras otra manera de pensar, comportarse, relacionarte, nada religioso. Yo hacía teatro porque quería cambiar las cosas, tenía una trascendencia, ir a un campo de refugiados políticos o una parte de la ciudad donde la gente vive en miseria, había una trascendencia.

 

 

Jorge Vargas

Eugenio Barba/fotografía: Jorge Vargas

 

Teatro pobre

Estoy seguro que el teatro es una necesidad interior del animal humano. Cada generación e individuo que hace teatro, va a encontrar su solución, porque el teatro va a ser una forma de plegaria, patria, compromiso social, meditación en público, siempre va a satisfacer algunas necesidades. El teatro se puede hacer con nada, no necesita gran tecnología. Un continente que tiene mucho teatro y que es muy ignorado es África, personas hacen teatro y no necesitan dinero para comprar, tienen su presencia, yo pienso que aquí sucede la visión de Grotowski, que el teatro pasa entre dos personas, un actor espectador, eso es fundamental en una época donde la virtualidad y pérdida de la relación en vida se ha vuelto uno de los problemas en nuestros escenarios.

 

Antropología Teatral

Es el estudio de los principios técnicos del actor. Un bailarín clásico es muy diferente al bailarín de danza moderna, un actor que hace teatro de calle, es diferente al que interpreta textos clásicos. Las formas son diferentes, así que es muy difícil hacer dialogar las formas. Los principios de esas formas pueden dialogar porque todos intentan desarrollar la presencia escénica del actor o bailarín, eso es un oficio. El oficio significa que uno debe saber hacer algo y tiene que seguir algunos principios, los cuales, la antropología teatral ha detectado a través de un estudio comparativo de las diferentes formas.

 

La intransigencia

El proceso pedagógico tiene dos polos, uno es el aprendizaje en un ambiente que lentamente te condiciona y te hace asimilar principios técnicos. Ethos, en sentido de etología/comportamiento, son los principios que dirigen los comportamientos. Para los griegos antiguos, el comportamiento de cada persona era dictado por su visión de realidad, ética o moral, el ethos es asimilar. Cuando uno trabaja cuatro años de cierta manera, en cierto tipo de silencio y mirada de la parte de quien se toma la responsabilidad de mostrarte el camino hacia ti mismo, todo el tiempo con intransigencia, que es lo que falta hoy, una intransigencia que no es disciplina prusiana o militar, es el deseo de enseñar y mostrar al joven que tienes posibilidades más allá de lo que tu me presentas. Sólo la excelencia al final es lo que tenemos que presentar a los espectadores, pero eso se asimila durante años con alguien que te obliga, porque la naturaleza humana es perezosa. El segundo polo lo llamo ‘el temblor de tierra’. Uno camina, tiene la certeza que tiene como fundamento sólido como tiene que ser el oficio, como se puede hacer y de pronto uno ve ese temblor viendo a alguien que te presenta un resultado y piensa durante el proceso de manera diferente.

 

 

Odin Teatret

Odin Teatret

 

Teatro en México

No conozco mucha de la producción que se hace en México, conozco personas que a mis ojos son síntoma de una cierta temperatura, que se reúnen y tienen muchas dificultades económicas pero continúan durante muchos años y son capaces de soñar. La parte sumergida de la cultura teatral existe, vive, tiene una red de contactos y actividades, es capaz de invitarme, lo que las grandes instituciones no pueden hacer, lo hacen ellos. El tercer teatro, el teatro sumergido, es la mayoría de las manifestaciones teatrales de este planeta. Lo que me asombra en México es que no ha tenido la misma riqueza de otros países latinoamericanos como Perú, Argentina, Colombia porque hay todo el movimiento en diferentes épocas que a conseguido crear una contra información con lo que sucede, es como si en México después del masacre de las tres culturas ha existido algo que ha impedido esa colaboración o emerger de la actividad teatral alternativa. El teatro en México no ha logrado tener el mismo papel que en otros países latinoamericanos.

 

La experiencia teatral

Cuando trabajas en el teatro de manera profesional no puedes cambiar al espectador, porque en su vida privada van a vivir y trabajar en lugares diferentes. Es evidente que a nivel de experiencia interior el teatro puede tener el mismo papel que algunos libros poemas y filmes. La experiencia teatral presenta otra realidad, la podemos formular en categorías políticas, justicia, dignidad o en categorías de espiritualidad, de algo que tenga un sentido para nosotros, no que dé un sentido a la vida en general, a nosotros, los actos pequeños y anónimos que hacemos cada día. El teatro va a continuar porque es la oportunidad, el lugar separado donde algunas necesidades del animal humano pueden realizarse.