Archive for the 'Uncategorized' Category

11
Nov
08

Idea de la muerte en México

Idea de la muerte en México

Idea de la muerte en México

 

 

 

 

 

Idea de la muerte en México

Claudio Lomnitz

Fondo de Cultura Económica, 2006

 

Idea de la muerte en México es la primera historia social, cultural y política de la muerte en una nación que hizo de ella su símbolo tutelar. Mediante el examen de la historia y del símbolo de la muerte, el innovador estudio del antropólogo Claudio Lomnitz marca un hilo en la comprensión del rico y singular empleo que hacen los mexicanos de la imaginería de la muerte.

A diferencia de los europeos y estadounidenses contemporáneos, cuya negación de la muerte impregna sus culturas, el pueblo mexicano muestra y cultiva una familiaridad jovial, una intimidad que se ha convertido en piedra angular de su identidad nacional.

En este libro, Claudio Lomnitz, cual moderno Virgilio, nos guía en compañía de los muertos y la Muerte en un recorrido que va de la España medieval a la América precolombina; del México colonial al independiente, pasando por el reformista, el revolucionario y el institucional; del México actual a la Europa y los Estados Unidos contemporáneos; de la “buena muerte” a la Santa Muerte. Todo ello para mostrarnos el origen, el significado y la importancia de los vivos y los muertos en nuestro país.

 

 

Anuncios
21
Jun
08

Trabajamos bajo amenazas, por eso suspendimos Carmina Burana: bailarines

No podemos permitir que sigan aficionados como funcionarios del INBA”, aseveró la secretaria general de la delegación sindical de los grupos artísticos, Lourdes López Romero

 

 

Aline Montoya

Reportera

 

 

 

 

 

La delegación sindical del Instituto Nacional de Bellas Artes, INBA, aprovechó la presentación de la Cantata Escénica Carmina Burana para anunciar sus inconformidades con respecto a las actuales condiciones del recinto.

En el auditorio principal del INBA se reunieron los representantes sindicales de los trabajadores, músicos, bailarines, etc., entre ellos Víctor Cervantes, bailarín de la CND (Compañía Nacional de Danza)Simón Moreno Gallegos secretario general III-D322 de ATM del INBA Miguel Ortiz secretario general DIII-D227 de ATM Enrique Chávez III-D198 de foros y la maestra Lourdes López secretaria general del grupo artístico del INBA, quienes denunciaron, en primer lugar al secretario  del Nonsejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) así como de la titular del Instituto María Teresa Franco.

En la entrevista unomásuno, la maestra Lourdes López destacó que el motivo principal de la protesta es denunciar la crisis en la que se encuentra el Palacio de Bellas Artes, las malas condiciones de los trabajadores y la decadencia en la que está sumida la cultura en la actualidad debido a sus representantes y aseguró “en general la cultura está muy mal, Sergio Vela no ha hecho nada”.

Sin embargo Lourdes López enfatizó sobre el caso de Bellas Artes “estamos sumidos hoy por hoy todos los trabajadores de Bellas Artes por la peor época que haya tenido el Instituto”.

La maestra comentó que en el caso de no abrirse soluciones ya etsán en pláticas con abogados para buscar una solución, pero ese sería el siguiente paso sobre lo cual dijo que no sería necesario “si las autoridades fueran sensibles a los trabajadores, porque nadie de ellos está pidiendo algo que no sea justo”.

Por su parte Simón Moreno habló sobre las condiciones laborales que se ven reflejadas en la cuestión artística.

“apoyamos esta protesta porque no es justo lo que está pasando con los trabajadores, se nos paga mal y se nos castiga mucho”

Simón Moreno también comentó que sólo a personas como Arean director de la ópera Nacional  no se les hace nada, la secretaria denunció la deplorable participación de Vela al frente del CONACULTA y subrayó  “ no es posible que a pesar de que se ha estado denunciando su administración siga ahí; quién lo protege?

El bailarín de la CND VÍctor Cervantes comentó que todos los trabajadores se reunieron por la misma causa. “todos, bailarines, tramoyistas, músicos, trabajadores, formamos parte del INBA, porque todos necesitamos de todos”.

Cervantes también enfatizó en que es por esa razón que se debe buscar una solución al conflicto.

Finalmente la secretaria general del sindicato general de trabajadores artísticos del INBA dijo desconocer el boletín que el INBA emitió hoy durante la protesta donde se invitaba al diálogo con los trabajadores y se aseguraba la pronta resturación del Palacio de Bellas Artes “ese es uno de esos boletines que el INBA emite para justificarse pero a nosotros no nos han dicho nada, ni han intentado negociar”.

 

 

 

14
Jun
08

Oscar de la Borbolla y su literatura inconforme

Oscar Borbolla

Oscar Borbolla

“No escribo para ganarme la vida, sino para que mi vida tenga sentido”

 

 

Ana María Longi

 

 

Con natural desenfado, Oscar de la Borbolla, comentó dentro de las instalaciones de Unomásuno, que los humanistas no necesariamente terminan convirtiéndose en escritores. “De hecho, muchos no hacen una carrera o no la terminan. El caso más claro es García Márquez, abogado, inconcluso. Los que estudian literatura no dudo que lo hagan con esa ambición, sin embargo, por paradójico que resulte, más que volverse escritores, se vuelven críticos o peor aún, maestros de literatura”, aseveró el autor de Las vocales malditas.

 

El filósofo y creador literario más revolucionarios del siglo XX, calificado por los críticos como poseedor de un estilo descarnado y profundamente elegante, agregó: “Yo estudié filosofía porque andaba preocupado por la muerte, el sentido de la vida, y además, porque en mi tiempo, (entré a la Facultad en 1969) se creía que el Marxismo, eran las armas teóricas para cambiar el mundo. Desde niño me gustó escribir, porque desde niño leía, y eso lo hacía y lo sigo haciendo, no para ganarme la vida, sino para que mi vida tenga sentido”.

 

Mientras fuma un cigarro -que jamás prendió-, continuó: “He publicado 23 libros. Eso ya es un cuento muy largo. Algunos recordarán “Las vocales malditas”, o mis novelas “Nada es para tanto” y “Todo está permitido”, cuando todavía y espero que nunca llegue a tener la vanidad de Octavio Paz y piense que quien no recuerda toda mi bibliografía, es una persona inculta.

 

En cada libro he puesto siempre lo que se me ha dado la gana, sin reparar en infracciones que pudieran cometerse contra la moral, la política, e inclusive la verdad. Pues, concibo mi oficio como un ejercicio absolutamente libre que no respeta más autoridad que la del autor. No creo llegar a tener problemas por lo que escribo y no porque no contenga una buena dosis de subversión y crítica; pero estoy a salvo, porque a quienes critico son tan analfabetas como Vicente Fox.   

 

¿En qué generación se le podría ubicar y qué tipo de lectores fueron los que buscaron más sus libros y sus columnas periodísticas? Se dijo, alguna vez, que sus libros, por su desenfado, gustaban mucho al mundo joven universitario, por poner un ejemplo, que molestaba  a algunos facultativos rigurosos, a pesar de contar con el aprecio del Maestro Eduardo Nicol, uno de los pocos filósofos de la Facultad.

 

“No pertenezco a ninguna generación, y menos a algún grupo. Odio las mafias, los equipos de alpinismo literario, las sectas que veneran a un gurú; y además, creo escribir unas cosas raras que resultan inclasificables. Ni siquiera me parezco a mí mismo, y es verdad. Quienes están más dispuestos a adentrarse en la aventura literaria que propongo, son los jóvenes, aunque esto no excluye a muchos profesores de literatura, que al margen de su edad, continúan abiertos a nuevas propuestas. Quizá el más respetable estudioso de la literatura latinoamericana sea Julio Ortega, ó Alexis Márquez. De ambos tengo espléndidas reseñas, de mi obra. Y no puedo olvidar a quien sin lugar a dudas es la máxima autoridad en retórica y poética en México, y en el mundo de habla hispana: Helena Beristáin, con quien también me vincula una profundísima amistad”. 

 

 

Los escritores que se reúnen en la colonia Condesa, afirman que sus libros no tienen edad,  que por eso gustan y convencen a la gente de ayer y de hoy. ¿Podría aclararnos este concepto?

 

“En primer lugar agradezco esta opinión y me gusta. Pues alude algo que siempre me he propuesto. No escribir para una clase social, para un género, para una época, sino para una actitud: La actitud de rebeldía, de inconformidad, de curiosidad y de duda, que tienen los jóvenes”.    

 

Como ciudadano, ¿qué le gusta y qué le enoja de su país. ¿Cómo escritor existe algo que lo descompense, lo moleste y hasta lo ofenda?

 

“Como ciudadano y como escritor, me molesta lo mismo: La corrupción. La corrupción que es la misma en la política que en las letras. Los burócratas de primer nivel ponen en los puestos que dependen de ellos, a sus compadres y a sus queridas, o a sus comadres y a sus queridos, y pasa exactamente lo mismo en la literatura nacional”.

 

 

El boom literario

 

Como escritor joven no se le puede colocar dentro del llamado Boom Latinoamericano, ni tampoco muy alejado de esta turbulencia literaria. No obstante, su ubicación un tanto independiente, nos hace suponer que sus formatos como lector se contextuaron también en Norteamérica y Europa. ¿Qué nos podría comentar acerca de esas etapas un tanto alejadas a tu vida de escritor pero también muy cercanas?

 

“Aprecio enormemente al Boom Latinoamericano; me he maravillado con “El Otoño del Patriarca”, de García Márquez, enamorado de la Maga, de la Rayuela de Cortázar. El mismo Fuentes, con “La Muerte de Artemio Cruz”, me parece extraordinario. ¿Y cómo olvidar la divertida que me dio el Pantaleón de Vargas Llosa?. Sin embargo, como dijo el poeta Fabregué: ‘He soñado tanto, he soñado tanto, que ya no soy de aquí’. Y mis sueños, fueron empezados desde mi infancia, con autores italianos; Giovanni Papini, Curzio Malaparte, que me dejaron tan profunda huella, que posiblemente es la causa de que hoy todavía disfruto más que ninguna otra, la literatura italiana, principalmente, la de Italo Calvino. De todos ellos, he aprendido algo, y sobre todo una cosa, que cada uno tiene su propia voz, y por eso yo no dejo de buscar la mía”. 

 

 

¿Cómo ha sido experiencia con las editoriales?

 

“Al principio tuve problemas para publicar. Me costó muchísimo trabajo. Era el tiempo de la mafia, y yo nunca estuve dispuesto a sufrir el llamado derecho de pernada. Mi primer libro Las vocales malditas, conoció la luz, a través de una edición que me costó mis ahorros. Fue edición de autor, luego, poco a poco, comencé a publicar con más facilidad, porque siempre ha habido quien quiere leerme. Me di a conocer como escritor disfrazándome de periodista. Mis historias literarias, también las disfracé de periodismo. Fue la época de las Ucronías en el antiguo Excélsior, ahí aprendí que para que el editor, Don Gustavo Durán de Huerta, me publicara, tenía que ganarme el espacio con algo sorprendente. No creo que exista un mundo de editoriales perfectas. Las editoriales publican lo que se vende. Y por eso, si queremos mejores libros, debiera haber gente con menos hambre, gente con un trabajo que le dejara tiempo libre, gente que no tuviera que embrutecerse con el futbol, con el alcohol, o con las drogas, porque no tiene más alternativa. El problema es educativo. Con una educación que en serio despertara el amor por la lectura tendríamos gente más crítica, menos dócil, más exigente y por ello, es por lo  que nadie ha querido hacer una reforma profunda de la educación en México”.  

 

 

¿Cómo son y como han sido las mujeres de sus historias? Se lo preguntamos porque en las presentaciones de sus libros, nunca faltaba una feminista enardecida.

 

“Mis personajes femeninos están lo más alejado posible del modelo Penélope. Esa mujer resignada, abnegada, fiel, que nos regaló Homero, para mí las mujeres son individuos y no puedo verlas en bloque. Lo mismo me ocurre con los hombres, y por eso, he procurado construir mujeres diferentes cada vez, pero rebeldes, libres con su sexualidad, pues pienso que mejorar el mundo depende de unos y de otros. No creo en las cuotas, porque precisamente no tomar en cuenta el mérito individual de cada quien y favorecer el que hombres y mujeres se sigan viendo como bloques…

A propósito de la feminidad, creo que es otro estereotipo. La dulzura, la fragilidad, el comedimiento, no son privativas de las mujeres ni de los hombres. Hay individuos amables y hay individuos hostiles. Esta idea del género, como bloque monolítico, puede dar provocar manifestaciones aberrantes: Mujeres que se operan los senos y que ya no pueden mantener el equilibrio, que llegan antes de que lleguen ellas, y hombres también que se operan el abdomen para meterse un fregadero y se les vean los músculos. Todo eso me da risa. Ojalá que algún día perdamos las fronteras y descubramos que no somos más que individuos”.    

 

 

Su vida conyugal al lado de la hermosa escritora Beatriz Escalante es vista como ejemplar. ¿Cómo han logrado sobrevivir dentro y fuera de casa?

 

“Tengo la enorme suerte de haberme encontrado con un individuo quien nunca se ha quedado estacionado. Eso hace que Beatriz siempre sea nueva, pues se la pasa estudiando, se la pasa pensando, se la pasa luchando. Y no me ha permitido apoltronarme, por eso, no sólo seguimos juntos, sino que seguimos muy felices juntos. Beatriz es  en el sentido más elevado de la palabra, una compañera. Y yo, procuro ser también un compañero, compartimos el pan, la literatura, las dudas, en pocas palabras, la vida”.

 

    

 

19
Ene
08

El Go

el-go-el-ajedrez-oriental-1.jpg

Andrés Ugueruaga 

El Go es un juego de origen chino inventado  
hace aproximadamente tres mil años.  
Mientras que Confucio en el siglo IV a. C.  
lo rechazó por ser  un juego para elitistas,  
Musashi hacia el 1600, y como cualquier otro samurai, lo jugó con entusiasmo. Actualmente tiene 50 millones de aficionados sólo en Asia. Aunque Marco Polo lo pasó por alto en sus Viajes, los primeros occidentales en reportar sobre el Go fueron viajeros españoles y holandeses del siglo XVII.
El Go fue conocido en Europa hacia el 1880, cuando Otto Korshelt escribió un libro sobre el juego. Y poco a poco ha comenzado  a ser conocido en nuestro Nuevo Continente 

Muy pero muy antiguo el Go es un juego de origen chino. Según la leyenda, su inventor fue el emperador chino Yao, de la dinastía Ch`in, quien lo creó para educar a sus hijos e ir acostumbrándolos al hábito de la reflexión. Era un juego simple y de muy pocas reglas, que se jugaba con piedras blancas y negras, en un tablero cuadriculado. A ese invento de aquel legendario emperador, los chinos hasta el día de hoy  lo continúan llamando Weichi. El primitivo Go era simple, de muy pocas reglas y se jugaba con piedras blancas y negras en un tablero cuadriculado. Pero algunos refutadotes opinan que el origen del juego es incierto ya que hay varias teorías. No se sabe con seguridad si fue inventado o fue evolucionando desde algún tipo de práctica adivinatoria hacia el juego actual. Pero lo cierto es que el Go es básicamente un juego de territorio muy original e instructivo, en el cual toda acción es relativa. Y para ser un maestro es necesario mucho estudio, talento y dedicación. El Goban (en japonés), o sea su tablero, se estima que antiguamente representaba los campos cultivados. El tablero del Go en un comienzo fue de 17 líneas horizontales por 17 líneas verticales. En tiempos de la dinastía Tang, en el siglo IX de nuestra era, pasó a ser de 19×19 o sea con 361 intersecciones que son “puntos”. Desde aquel tiempo, ni las medidas del tablero ni sus reglas han sido modificadas…En el Goban es en donde se mide la destreza y capacidad de los jugadores, en el que con dramatismo los grupos de piedras enemigas van realizando  grandes intercambios de territorio.  Es que este juego fue creado entre gentes oprimidas por un férreo régimen feudal en un ambiente de guerra constante. Puede decirse que en un principio el Go representaba la unión de varias zonas de cultivos defendiéndose del enemigo. Hacia el año 110 a. C., por las numerosas migraciones y  sucesivas guerras, el juego fue difundido en lo que es la actual Corea, en donde fue llamado Baduk. Desde allí monjes coreanos llevaron su Baduk a la isla de Japón, hace más o menos 1400 años. Siendo rápidamente aceptado y adoptado sólo por las clases aristocráticas de la isla como juego nacional, lo llamaron primero Igo, para después llamarlo directamente Go, que es el equivalente de Weichi. Y es en Japón en donde el Go alcanzó finalmente popularidad en el siglo XVIII, esparciéndose  allí a todos los niveles de la sociedad y más tarde, al mundo. Fue en 1612, que las principales familias de jugadores fueron dotadas de fondos y constituidas como escuelas de Go. Durante  250 años de intensa rivalidad entre las distintas escuelas supuso una mejora del nivel de juego. Se definió un ranking, que clasifica a los jugadores en nueve grados, o dan de los cuales el más alto era el meijin que quiere decir “experto”. Ese titulo lo ostentaba una sola persona y para ganarlo el jugador debía batir a todos sus contemporáneos. Los avances más significativos en la teoria del Go los llevó a cabo Meijin Dosaku  durante la década de 1670. Dosaku, quien fue el cuarto director de la escuela Honinbo ha sido posiblemente el mejor jugador de la historia. La casa Honinbo fue por lejos la más importante de todas las escuelas ya que ha producido la mayor cantidad de meijin.  Uno de los nombres alternativos del Go es shudan, que significa “lengua de manos”. Es tan formidable la posibilidad de expresarse a través del Go, que los jugadores  llegan a conocerse en una medida sorprendente, aún sin usar el instrumento de comunicación que es la lengua escrita o hablada. Se puede percibir belleza en el juego y por eso considerarlo como una forma del arte. Pero el Go es también un ritual, comparable con la Ceremonia del Té. En la educación tradicional nipona, el Go es junto al aprendizaje de la música y la poesía, uno de los fundamentos para un cuerpo y un espíritu sanos, pues se lo considera como un buen incentivo para el equilibrio mental, la intuición y el pensamiento. Aunque así también se lo requiere en la exigente vida moderna: El Go es obligatorio para el personal de Japan Airlines y para los oficiales del ejército vietnamita (Vo Nguyen Giap, el comandante a cargo del ejercito nor-vietnamita durante la Guerra de Vietnam fue jugador de Go); en algunas universidades japonesas, los buenos jugadores, quedan eximidos de rendir el examen de ingreso. Franklin Bassarsky, socio fundador de la Asociación Argentina de Go y profesor en la misma, afirmó que en  West Point, la Academia militar estadounidense, se lo suele enseñar. Según viejas anécdotas, en la guerra ruso-japonesa de 1900, el jefe del ejército afirmó que la victoria se debió al empleo de técnicas de Go y que a partir de allí el ejército norteamericano comenzó a interesarse por las técnicas del mismo, al punto de enviar gente al Japón para aprenderlas.Por eso, para el chino Ambrosio Wang An-Po, quien introdujo el juego en España allá por 1949, en el prologo de su libro “El Cercado” dijo que “El juego se parece mucho a una guerra de verdad, una guerra básica y primitiva, naturalmente; tiene elementos de tropas, unidad y formaciones tácticas de ataque, defensa, emboscada y captura”  El Go fue conocido en Europa hacia el 1880, aunque ya había sido descrito por viajeros europeos del siglo XVII. El primer lugar en conocérselo fue Viena. Personalidades como Hermann Hesse, Thomas Mann, Albert Einstein y Sigmund Freud lo han jugado. Por lo que puede entenderse que gente como Mao Tse Tung por ejemplo, haya sido un adepto al Go. Pero el Go en Occidente tiene connotaciones muy distintas a las de Oriente: mientras que en los países que primero lo jugaron, es muy popular, aquí en Occidente en cambio, lo juegan los que están interesados en las ciencias exactas.  Sin embargo el  Go fue escasamente mencionado por lo que decimos “los intelectuales”. Los Beatniks  a pesar de ser adeptos al Zen, al sake, y a los haiku, nunca lo tuvieron como uno de sus pasatiempos favoritos. Ni tampoco Yukio Mishima lo mencionó en su obra al juego nacional nipón por excelencia, siendo él, un samurai tardío y devoto al Japón. Aunque sí existe una novela llamada El maestro de Go (recomendada para los jugadores y no jugadores) de Yasunari Kawabatha, el escritor japonés que ganó el Nobel en el ´68. Esta novela trata sobre la vida del imbatible Shusai Honinbo (el último heredero del titulo Honinbo). Este libro, el más preciado por su autor, y el origen del mismo fue debido a que Kawabatha debía sacar semanalmente en un diario un artículo sobre jugadas de Go en el diario Mainichi Shinbun sobre aquella histórica partida en que dos generaciones se enfrentaron. En Argentina en 1978 Borges probablemente influido por su esposa Maria Kodama (de ascendencia japonesa)  le dedicó un poema que está en su libro “La cifra”(1981): 

Hoy, nueve de setiembre de 1978, 
tuve en la palma de la mano un pequeño disco 
de los trescientos sesenta y uno que se requieren 
para el juego astrológico del Go, 
ese otro ajedrez del Oriente. 
Es más antiguo que la más antigua escritura 
y el tablero es un mapa del universo. 
Sus variaciones negras y blancas 
agotarán el tiempo. 
En él pueden perderse los hombres 
como en el amor y en el día. 
Hoy nueve de setiembre de 1978, 
yo, que soy ignorante de tantas cosas, 
sé que ignoro una más, 
y agradezco a mis númenes 
esta revelación de un laberinto 
que nunca será mío.
 


  Sin embargo en el séptimo arte y para quien es buen observador, en las películas “Una mente brillante” y en “El tigre y el dragón” hay fugaces alusiones al Go. Y recientemente en China, se realizó un film sobre el Go Seigen (de origen chino, nacionalizado japonés) uno de los más brillantes jugadores del siglo XX y de todos los tiempos. La película esta en chino mandarín y aun no ha sido traducida al español.   Lo cierto es que gracias a diversas razones, el Go al igual que el Feng Shui, el Reiki, el Tai Chi y el Yoga, poco a poco está pasando a ser otra adquisición, surgida  del Lejano Oriente.  
 
 

http://www.unomasuno.com.mx/unomasuno/Sabadouno/enero_2008/sabadouno19enero2008.pdf

05
Ene
08

Historias de un médico rural III

Erik García Muñoz 

Tan es verídico que la convivencia con animales es objeto de la atención del médico en la identificación de enfermedades varias, que en la historia clínica –el instrumento principal para el diagnóstico clínico- existe un apartado dedicado a las zoonosis o enfermedades producidas por la convivencia con animales –fauna nociva o no- o con sus productos.Por ejemplo, al investigar un caso de toxoplasmosis –una parasitosis que tiene importancia particular en mujeres embarazadas- debe seguirse la pista a la cercanía de la paciente con gatos o, en el caso de la criptococosis (una micosis que afecta el sistema nervioso central), con palomas.En las comunidades rurales es tanto el problema por estas enfermedades que el médico es el encargado de prevenirlas mediante campañas de desparasitación animal, vacunación antirrábica, descacharrización, limpieza de establos u otras actividades, lo cual trae como consecuencia que la población considere al galeno como cuidador de la salud de los animales, los seres vivos que son, en muchas ocasiones, parte esencial de la familia rural. Véase:En cierta ocasión llegó, a la consulta de un compañero, un hombre muy preocupado por la salud de un miembro de su familia. Dicho paciente había sido picado por un alacrán y ya mostraba signos de gravedad como pérdida del estado de alerta y dificultad respiratoria.El médico llegó corriendo hasta el domicilio del enfermo equipado con varios sueros antialacrán, antihistamínicos y otros fármacos. Dada la obesidad acentuada del enfermo, el médico no pudo localizar una vena para canalizarlo y tuvo que darle los medicamentos por la vía intramuscular. Después de dos horas –y cuatro frascos de suero- el paciente se recuperó íntegramente y regresó a jugar…a su chiquero, pues este enfermo era un joven cerdo de 45 kilogramos.¿Y cuál cree que fue la paga, estimado lector? Una fiesta para el doctor el 23 de octubre –día del médico- con carnitas y cueritos… ¡del mismo chancho que había salvado!No todos los médicos rurales corren con la misma buena suerte: hace algunos años un colega en servicio social, recién llegado a su comunidad rural en la sierra de Chihuahua, fue consultado por un ganadero, comerciante de granos y prestamista que lo llevó a la sierra para que examinara a una paciente que hacía dos semanas había dado a luz un crío fuerte y prometedor, sólo que no era una mujer sino ¡una vaca joven!Excusado es decir que el incipiente médico rural protestó diciendo que él no era veterinario, pero, aun así, se le insistió y no tuvo más opción que aceptar e ir a ver la ternera enferma.Así pues, el mismo día que esta nueva madre perdida en el bosque fue encontrada, le llevaron al galeno para que la atendiera de la calentura elevada que tenía, la deshidratación, una secreción fétida que salía por sus genitales y una mirada triste; el diagnóstico del joven médico fue fiebre puerperal y el pronóstico fue de gravedad, por lo cual dos veces al día iba a examinar a su paciente, inyectarle antibióticos de amplio espectro y ponerle cremas antisépticas en la vagina, pero pese a sus cuidados la pobre paciente falleció dos o tres días después dejando a un ganadero desolado por la pérdida y un becerro huérfano.Esa pobre vaca fue enterrada con todos los honores que se merecía.No sólo se ve esta clase de urgencias: a mi consulta llegó un enfermito, traído por la madre de familia, que tenía congestión en el pecho, astenia, adinamia, somnolencia y además estornudaba de una manera un poco rara; eran los últimos aires de invierno del año y la rinitis viral o resfriado común azotaba la comunidad como una epidemia, así que el diagnóstico no fue difícil: el paciente, que cacaraqueaba mormado según palabras de la propia mujer, era ¡un pollo agripado!Mis medidas fueron las más conservadoras posibles: reposo, líquidos abundantes y alimentación adecuada; pero también las más acertadas, pues mi paciente se reestableció completamente y creció hasta convertirse en el gallo que ahora no me deja dormir más allá de las 5 de la mañana.En fin, señor lector, los médicos rurales a través de generaciones y generaciones, hemos suturado heridas de borregos, desparasitado gatos, quitado el estreñimiento a vacas, estabilizado fracturas de patas caninas y muchas otras cosas más. Como usted puede percibir, los animales llegan a ser cuidados como los hijos de una familia, al grado de que hay algunas con niños desnutridos y animales bien alimentados o hasta obesos y, entonces, sin distinción, la enfermedad de unos y otros genera preocupación y ansiedad en el hogar.Por eso, el médico rural tiene que hacer la misma labor con los animales que la que lleva al cabo con los seres humanos: calmar la angustia y esforzarse por curar al enfermo, aún cuando el caso se salga de sus conocimientos, pues es el único promotor de la salud –humana o animal- a la mano en las comunidades agrarias de México.

05
Ene
08

Agendas: Orden dentro del caos

agendas.jpg

Teresa Solbes de Menéndez 

 ¡Cielos! a estas alturas del año y aun no he tocado mi agenda; ahí esta, sobre la mesa, nueva, comprada con sumo cuidado en un pequeño lugar que conozco donde venden curiosidades, me resulta  agradable al tacto y practica. La espío mientras hablo por teléfono, a ratos la tomo entre mis manos, acaricio las tapas mullidas, el lomo espeso y la vuelvo a soltar sin abrir; empezar a conocerla pagina por pagina me da algo  que puede parecer  pereza pero que no lo es. La verdad es que he tratado de cumplir con los deberes desde el primer instante que doblaron las campanas anunciando el nuevo año pero eso si, sin ordenar el caos de mis días en la inédita agenda. Todo este tiempo me lo he pasado ilusionada creyendo que yo sola puedo, que no necesito apuntar lo que debo hacer cada día. Después de pasar 12 meses llevando la cuenta de cuanto hago y deshago, anotando citas, exigencias, compromisos pendientes, como que se me ha puesto rebelde el cuerpo, la mano reacia, la mente vivaracha y he dejado de anotar. De repente mi pequeño escritorio se ve lleno de papeles y “post-its” indescifrables; servilletas de cafetería salen por mis bolsillos arrugadas, borrachas de garabatos y lo peor: me ha dado por memorizar. A si me va, estoy quedando mal con unos, me adelanto a lo que me piden otros y confundo lo manso con lo menso. Y todo porque me ha entrado ese repentino furor de no ser  dominada por el tiempo…    El desprecio por unas paginas garabateadas con lo que ha de ser mi futuro inmediato que será también, mi inmediato pasado, se clava en el regusto de mi pequeña soberbia, un lujo que huele a azufre pero lujo al fin y, es que, atacar mi nueva agenda significa despertarla, sacudirla bruscamente para entrar de lleno en la vorágine de los acontecimientos y me da algo que podría llamarse flema inglesa, arrogancia inglesa para creer que siendo una más, la suma de los “defensores de causas perdidas” aumentara y algún día, con o sin agenda, el caos de la tierra será ordenado, también el mio.   No puedo dejar de reírme de mis cavilaciones y de mi propia inocencia, de este carnaval de buenas intenciones que me repitotodos los años y lloro, por las ruedas de molino que no  podemos tragar y con las cuales -todos los años- nos hacen comulgar los que tiran del arado que mueve al mundo al parecer, a base de “los efectos plantón“ también a ritmo de “marchas” y cuentas pendientes con el moderno mundo globalizado y sus tratados  comerciales que sólo benefician a unos pocos, pero que a muy pocos… ¡menudo jolgorio!. No, todas las agendas nuestras -aunque sean de las electrónicas-  no tienen ya capacidad de controlar situaciones, mucho menos de colocarlas en momentos de quietud porque el caos emergerá como una criatura monstruosa para hendir con su pezuña la falsa calma. Pero mi agenda es una realidad, esta ahí, espera mientras  reclama su función y me pide que deje de jugar ¡pobre libreta!, -porque mi agenda sigue siendo de papel como ustedes ya se habrán percatado- si, eso ha sido un inocente juego y como tal me lo tomo, las dos volveremos al orden    Hay algo maravilloso en la idea misma de precipitarse hacia la confusión para, acto seguido, renacer en el orden, por eso me enredé entre la rebeldía y la aventura de llenar compulsivamente papelitos y servilletas, he anotado en las esquinas en blanco de los periódicos y revistas citas y fechas a recordar con el frenesí de una última intención subversiva, con el goce casi violento de la desobediencia indebida, de sentir la independencia, pero también, con el espíritu en última instancia tranquilo, con esa paz que otorga el saber que volverán a imponer su mandato las recomendaciones de la sensatez.   La rebeldía justificada, es siempre como embriagarse más allá del limite, con la tranquilidad de que un buen amigo nos meterá en su coche y depositará en casa, seguramente incluso, nos arropara, apagara la luz y se alejara de puntillas después de dejar en la mesilla de noche un vaso con agua y un par de aspirinas, para cuando apriete el dolor de cabeza. Eso reconforta, como también fortalece al ánimo las buenas experiencias; yo me quedo con la sensación agradable que me han proporcionado estos días de descanso y que ya, por esta vez, se han ido. Reencuentros con amigos cercanos y que por lo mismo, muchas veces no les damos la atención que necesitan. Retomar la vela esperanzadora que se nos ofrece a través de las manos amigas  que terminamos de estrechar deseándonos mutuamente lo mejor, es un poco como ver la luz desprenderse a trozos para derramarse entre los pliegues más inhóspitos de la cueva oscura que habitamos, y gozar durante unas horas el lado amable de la desdicha. Estamos tan acostumbrados a ir pasando paginas sin ninguna sorpresa, a bajar a los infiernos del dolor, que la indiferencia  borra toda forma de ira, de pavor, ante la incomprensión del vivir humillado e injusto en el que esta inmerso el mundo olvidando algo: Que aun se puede esperar lo inesperado. ¡Tiremos de las palabras del gran Parménides! “Del camino de la nada o del no, mantente alejado, pues es un camino intransitable”; y para distanciarme sin agenda me resulta imposible, ya me lo he demostrado.    Qué reconfortante es contar con tu complicidad amigo, amiga y hacerte participe del gusto que recibí al volverme un poco loca y lanzar “pelines a la mar” antes de darle a la nueva agenda lo que de hecho le pertenece, citas, deberes, compromisos y borrones para empezar a ordenar mi tiempo; claro, siempre dentro del caos.           

29
Dic
07

Robert Bresson

 Enrique Zamorano

Calificado como el cineasta más jansenista del cine francés,tras abandonar la pintura y la fotografía, Robert Bresson realizó su primer film en 1934: Les Affaires publiques, un cortometraje cómico. Recién empezada la Segunda Guerra Mundial, fue apresado por más de un año en un campo de concentración alemán.   En Mouchette (1967) Bresson se apoya en Georges Bernanos, cuya novela es trasladada para narrar la historia de una muchacha, hija de un contrabandista borracho y una madre devorada lentamente por la tuberculosis, que es humillada por todos y cuya rebelión Bresson detalla con una rigurosidad rayana en la impiedad, presenciamos la trágica historia de un adolescente que debe enfrentar el reto de sobrevivir la abrumadora situación socioeconómica que la está destruyendo, ésta cinta  es una de las joyas en la minimalista trayectoria de su ”realismo poético”, y una historia que envuelve porque nos da la impresión de que estamos observando dolorosos pedazos de la vida real a través de un microscopio del alma.  Lenta, a veces difícil, pero una obra de arte en blanco y negro que demuestra lo que un cineasta puede lograr con recursos limitados cuando posee la sensibilidad y humanismo de este autor. Sentarse a mirar  le realidad de la ficción en cintas como Los ángeles del pecado (1943) según un argumento original del Reverendo Padre Bruckenberger, con diálogos y adaptación del propio Bresson y el dramaturgo Jean Giraudoux, y Las damas del bosque de Boulogne (1944) basado en un pasaje de la obra de Diderot Jacques le Fataliste, con guión de Bresson, diálogos de Jean Cocteau y la imagen inolvidable de María Casares. o El diario de un cura de campaña, filmada en 1950,  basada en una obra de Georges Bernanos y que logró tres importantes distinciones: el León de Oro en Venecia, el Premio de la Oficina Católica Internacional del Cine y el premio Louis-Delluc.Seguramente debido a la  pasión por la interdependencia de la palabra y las imagenes, Bresson se rodeaba de literatos, respetaba profundamente la letra y el espíritu de sus textos y eso fue interpretado como una prolongación del cine hacia la literatura. Pasión que le valió criticas de los puristas, que ironizaban con el título de su película. El diario (para leer) de un cura de campaña, juzgaban que era un director  con absoluta sumisión al texto. Bresson renovó la adaptación cinematográfica; las imágenes nacen del texto en vez de ilustrarlo. Con Lancelot Du Lacse es  comprobó que para hacer una película de época, se necesita más que dinero, talento. Bresson reinventa el mundo medieval, hace una de las más nítidas películas sobre el mundo artúrico. Sin perder su particular estilo directo, de  mínimos gestos,  elabora una comunidad  de seres de honor, venganza, sangre, y de amores prohibidos.  Los discutidos conceptos del estilo bressoniano fueron defendidos en 1954 por un joven de 22 años, llamado François Truffaut, en la revista Cahiers du Cinema en un artículo titulado Una cierta tendencia del cine francés, un ataque a dos famosos guionistas llamados Jean Aurenche y Pierre Bost, autores y adaptadores de películas como El diablo y la dama y Juegos prohibidos, entre muchas otras. Truffaut era un fanático del cine, pero también, como apasionado lector, un defensor del texto literario, de la obra de Bresson, y un enemigo de adaptadores o guionistas que pudiesen tergiversar el espíritu de un film. La batalla la ganó sin duda Bresson, y esa falsa antinomia entre cine y literatura se fue superando con el tiempo.   Una mujer dulce (1969), basada en Dostoievski, es, ante todo, una meditación sobre la pareja moderna, sobre la soledad y la incomunicación de los seres humanos. Austero y revelador, es al mismo tiempo uno de sus films más atractivos.