Posts Tagged ‘colombia

29
Mar
08

Un par de instantáneas del teatro colombiano actual.

SON LOS NUEVOS TIEMPOS

Un par de instantáneas del teatro colombiano actual.

Erik Leyton Arias*

 

Bogotá, Colombia  

En una de sus provocativas “acciones malpensantes”, una prestigiosa revista cultural de Bogotá[1] organizó un foro en los últimos días del año 2007, que pretendía generar una discusión alrededor de la pregunta “¿Cuándo y por qué se estancó la dramaturgia colombiana?” Sugerían los organizadores del coloquio que, más allá de los nombres emblemáticos de los maestros Santiago García, Enrique Buenaventura y Carlos José Reyes[2] –y luego de ellos-, la dramaturgia colombiana había entrado en una especie de limbo silencioso.

Contrario a lo esperado por los miembros de la revista, no hubo tal debate. Los dramaturgos, directores de escena, historiadores y críticos escénicos invitados a la charla, estuvieron de acuerdo sobre la buena salud de la dramaturgia colombiana, sobre la variedad de los lugares que ha visitado en estos últimos treinta años, sobre la riqueza de su producción, y sobre la importancia que ha tenido la escritura dramática en la creación escénica de las últimas décadas. Por supuesto, no todo es color de rosa.

 Lo bueno.

Efectivamente no sería arriesgado aseverar que el teatro colombiano de la actualidad es uno de los más diversos, variopintos, heterogéneos y prometedores de su historia. La vitalidad de la escena colombiana se puede apreciar no sólo en las salas del teatro comercial, sino también en los pequeños espacios que se han venido transmutando en escénicos con el correr de los años, en la aparición de actores, directores, gestores y dramaturgos más calificados e interesantes, en la constante y diversa producción dramatúrgica, investigativa y crítica que pulula en varias ciudades del país, en la consolidación de proyectos de formación escénica en varios niveles y direcciones, en la supervivencia de festivales, coloquios, charlas, foros y encuentros escénicos, y en la constante oferta teatral que comienza a verse en las ciudades capitales, todo esto sin que hayan variado mucho las tremendas dificultades que aún implica hacer teatro en un país tan congestionado como Colombia.

En las últimas tres décadas en Bogotá han surgido una serie de grupos semi-estables, con propuestas basadas en la calidad dramatúrgica de sus textos y en el riesgo escénico de sus directores. El Teatro Petra, dirigido por Fabio Rubiano, quizás sea el responsable de las experiencias escénicas más interesantes de los últimos años. Aprovechando el huracán dramático que son los textos de Rubiano, él mismo se ha dado a la tarea de construir en el escenario imágenes teatrales modernas, retadoras, divertidas y hermanadas constantemente con la tecnología y los nuevos lenguajes.

Un poco más conservadoras, pero con entereza y gran calidad, las propuestas de Carolina Vivas y su Umbral Teatro indagan en la realidad colombiana para crear puestas intensas, necesarias e inteligentes. Por su parte el dramaturgo, director, investigador y maestro Víctor Viviescas, revive cada tanto su Teatro Vreve para montar piezas modernas en su contenido, arriesgadas en su puesta y muchas veces desconocidas para el público, tanto suyas como de escritores europeos.

Mapa Teatro, dirigido por los hermanos Rolf y Heidi Abderhalden, han sido los responsables de interrelacionar lo escénico con lo plástico, con puestas teatrales, lecturas dramáticas, acciones, intervenciones y exposiciones. La sede del teatro es un moderno laboratorio de artistas incrustado en una viejísima casa del centro de Bogotá.

En otras ciudades la actividad no ha prosperado tanto como en la capital. En Medellín encontramos el trabajo del Teatro Matacandelas, bajo la dirección de Cristóbal Peláez. Sus montajes, apasionados e imaginativos, son una referencia obligada y han tenido gran trascendencia nacional e internacional. Con ellos, el Pequeño Teatro de Medellín también ha desarrollado un trabajo importante. En Cali, Orlando Cajamarca dirige el Teatro Esquina Latina, que conjuga la labor escénica con la pedagógica. La Escuela de Teatro de la Universidad del Valle también ha ingresado a la producción escénica estable en los últimos años, con montajes que equilibran la indagación, la formación y la experiencia[3].

La danza, entre tanto, ha irrumpido en los teatros con una fuerza inusitada. El español Tino Fernández dirige con gran acierto la aún joven Compañía L’Explose. Sus montajes llenos de luz, de fuerza, de vísceras y de energía, ensamblados con la dramaturgia de Juliana Reyes, han logrado convertirse en un paradigma que viaja constantemente por todo el mundo. De manera similar, el Colegio del Cuerpo de Álvaro Restrepo[4], ha logrado transmutar un futuro incierto para una gran cantidad de jóvenes cartageneros[5] en interés artístico, derroche de creatividad, rigor y entrega profesional.

Además de estos dos nombres, cada año surgen y desaparecen una serie de colectivos que llevan a escena una buena cantidad de propuestas de buen nivel. Como nunca, la programación dancística en varias ciudades es constante.

Para cerrar el listado de lo positivo, hace falta hablar de la aparición de una nueva raza de dramaturgos con creaciones tan variadas como sorprendentes. Además de los ya nombrados Rubiano y Viviescas, han comenzado a aparecer nombres de escritores nóveles de manera creciente, la mayoría influenciados por las escuelas española, francesa, inglesa y argentina[6]. Contrario a lo que ocurre en otras áreas, la nueva dramaturgia da cuenta de un trabajo constante y fértil en todas las regiones del país.

 Lo malo.

Más allá de la sempiterna preocupación por la financiación, por los reducidos presupuestos con los que se debe trabajar, por la desbandada del público año tras año, y por lo que debería o no ser el apoyo estatal[7], uno de los problemas más complejos que afronta el teatro colombiano es, paradójicamente, la consolidación del Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá.

Sucede que el teatro se toma por asalto el panorama cultural colombiano cada dos años por Semana Santa, y ocupa -cada vez más- todos los ámbitos de la realidad nacional. Por más de 17 días los colombianos se ven abocados a asistir a las salas, plazas, parques y otros espacios escénicos para ver una selección de la producción teatral del mundo.

Gracias al descomunal esfuerzo que implica, en una sola semana se pueden encontrar espectáculos de Peter Brook, de Tomaz Pandur, de Paolo Mageli, de Oliver Py, y de Lluis Pasqual, o de grupos tan emblemáticos como la Royal Shakespeare Company, el Teatro Mladinsko, el Teatro Malayerba, la Düsseldorfer Shauspielhaus, o el Théâtre des Bouffes du Nord. Todo un lujo que pocas ciudades del mundo pueden darse.

El problema tiene dos aristas. En los meses siguientes al festival, saturada quizá del ambiente teatral, la gente abandona las salas casi por completo. La actividad de los grupos locales se ve seriamente golpeada por la ausencia de espectadores, incluso la de sus más asiduos visitantes.

Lo peor es que pareciera que la inactividad teatral se extendiera casi por un año entero, mientras llega el próximo festival. El público llega a sentir que la producción escénica es casi nula, sencillamente porque no hay compañía, temporada o muestra que tenga el poder de convocatoria del Iberoamericano.

Y segundo, luego de la inmensa cantidad de obras y propuestas teatrales, la comparación del público -y de los propios artistas- es inevitable. Pocas veces encontrarán espectáculos de la envergadura que es capaz de traer el Festival, no sólo en cuanto a sus costos de producción sino también en cuanto a su calidad[8]. La demanda local no supera las altas expectativas del público, que decide guardar su dinero hasta el próximo festival donde, con toda seguridad, podrá deslumbrarse.

Con todo, el imaginario del colombiano promedio ha comenzado a identificar a su país como una nación teatral, donde sus creadores tienen cierto mérito y pueden encontrarse con artistas de todo el mundo de manera constante.

 Para dónde vamos.

Cada año un grupo creciente de montajes, grupos, directores y dramaturgos son invitados a festivales internacionales para mostrar lo que se hace en Colombia. Desde hace varias décadas la representación nacional no es exclusividad del Teatro La Candelaria, que sigue activo creando puestas en escena con fuerza y rigor.

El colombiano es un nuevo teatro. Uno que está aprendiendo a auto-gestionarse, que evoluciona, que es permeable a lo que sucede en otras partes pero que es capaz de reflexionarse, de mirar su entorno y de re-presentar su realidad. Es un teatro que se sobrepone a las limitaciones históricas y que ya se reconoce en sus producciones.

   


[1] Revista El Malpensante. Bogotá.
[2] García, Buenaventura (q.e.p.d.) y Reyes, entre otros notables, son considerados los maestros de la dramaturgia y de la creación escénica de la segunda mitad del Siglo XX en Colombia. Para nadie es un secreto que toda la producción escénica de las últimas décadas en el país, tiene su raíz en el trabajo de estos tres autores. 
[3] Hay muchos otros grupos y artistas, entre recién llegados y de trayectoria, de Bogotá y de otras ciudades, que se podrían nombrar. Su ausencia se debe a una cuestión de espacio.
[4] Álvaro Restrepo es quizá el bailarín más importante del país en toda su historia. Su tremenda formación, su trabajo artístico, su vocación pedagógica y, sobre todo, su forma de concebir la danza, lo han convertido en una figura fundamental en la escena colombiana.
[5] Cartagena, capital del Departamento de Bolívar, es una de las principales ciudades de la costa Caribe colombiana. Tan grande como sus murallas son los problemas sociales derivados de la inmensa pobreza de sus habitantes.
[6] Dentro de la influencias se repiten nombres como José Sanchís Sinisterra, Rodrigo García, Valère Novarina, Bernard Marie Koltès, Sarah Kane, Mauricio Kartun y Rafael Spregelburd, entre otros muchos.
[7] Parece inútil repetirse al explicar todos estos temas que aparecen constantemente en los diagnósticos que se hacen del sector escénico año tras año. Por supuesto, no son temas de preocupación exclusivos de Colombia.
[8] Calidad entendida desde distintos puntos de vista y valoraciones estéticas.  *Dramaturgo, escritor, realizador de cine y televisión. 
Anuncios