Posts Tagged ‘dadaísta

01
Dic
07

El corazón a gas, Inmóviles Ombligos Teatro

433427.jpg

 

María Teresa Adalid 

El Dadá es considerado un movimiento internacional que habla todas las lenguas, se alimenta de todas las culturas, y lo más importante, no sólo se dirige al sentimiento artístico, entabla un diálogo con el hombre entero. Surgió en Zurich el 8 de febrero de 1916, bautizado con ayuda de un abre cartas metido al azar entre las páginas de un diccionario Larousse (…) entiéndase forjar una amistad sobre la transmutación, actos de protesta y el claro juego con la nada. Tzara fue el primero en advertirnos acerca de la nada en el Manifiesto de 1918: ‘Dadá no significa nada. Dadá participa de la vida. Como ella, no tiene ni más sentido, ni menos, que todo lo que existe’. A pesar de que la palabra sea carente de significado, no quiere decir que no tenga sentido, por el contrario, tuvo un gran reconocimiento como movimiento social y una nueva noción; tampoco puede entenderse como una reacción única a las hostilidades de la guerra, sin embargo esos horrores sirvieron de catalizador en la toma de conciencia, se arremete contra la línea artística del cubismo y futurismo demoliendo la estructura del lenguaje porque le considera engañosa, las palabras y valores erutados son considerados corruptos, (el hombre es capaz matar a su semejante) y por ende propone la destrucción de las bases de la civilización occidental y de valores de la sociedad burguesa para la limpieza del individuo. Este movimiento no lo hizo a través de la sangre como se acostumbra en la guerra, sino en la postura de la burla, lo insólito y absurdo tratando de preservar los derechos del artista, es decir, cambiar al mundo a través de la poesía, teatro, pintura y literatura. Cabe entender la crítica más allá de superfluas conclusiones atribuidas a una situación personal y negativa, es una esencia natural de la cultura y sociedad cuya fama de negativo fue atribuido por el movimiento surrealista. En vez de ojos inmóviles ombligos el señor buendiós es una gran periodista rígido y acuático flotaba en el aire un buendía muerto qué triste temporada”, es un extracto que se desprende del primer acto del personaje Ojo en ‘Corazón a gas’  tercera obra de Tristan Tzara. La compañía Inmóviles Ombligos Teatro retoma éstas frases como estandarte de su compañía; proponen una pieza que no tiene explicación, no obstante vulnera el estado del alma. Ataviado con una camisa negra con detalles blancos, tenis, una vaporosa tela roja, una voz comenzó a recitar un poema gritado, una cara extraña pintarrajeada con tinte negro y blanco más allá de la fealdad y belleza, era simplemente el lenguaje de Ojo, Boca, Oreja, Nariz, Ceja y Cuello, interpretado por un solo actor que utiliza una lupa para deformar el rostro, se acompaña de ruidos diversos extraídos de un piano. No se entiende ese lenguaje regido por la racionalidad, sino se comprende en la profundidad de signos y símbolos de actos significativos expuestos en una confrontación directa con el intérprete. Desfragmentación de un mundo provocador a considerar en la existencia humana, con intensidad y poder vital realizado en tres extenuantes actos con cruce de géneros dramáticos e irrupciones de diálogo en el que los órganos superiores del cuerpo establecen una relación necesaria, un movimiento o alteración, lo que da lugar al cambio, una tesis y antítesis contrapuestas. Inicialmente el juego es con el diálogo de Ojo que procesa con imágenes, después habla Boca gesticulada, la Nariz con un ridículo y gangoso sonsonete, la auditiva Oreja, Cuello y Ceja, todos emiten diversas sonoridades experimentales dentro de la poesía con la exacerbación del gesto, los código lingüísticos sobresalen por contradicción y saturación, la gramática es variable; se dice todo y no se dice nada: “Estatuas joyas parrilladas, Estatuas joyas parrilladas, Estatuas joyas parrilladas” frases constantemente repetidas con encadenamientos de ritmo, y vocales sucediendo a velocidad vertiginosa con intempestivos estímulos en la expresividad del cuerpo, no sólo son estímulos cardiacos, se aúna la sensación visual. La purga sucede en lo que cada espectador reproduce en su espíritu individual sometido por extrañas fuerzas. Tristan Tzara hizo de esta propuesta una confrontación directa en contra del teatro convencional y sus canales de comunicación. El corazón a gas’ producción ejecutiva de Aldo Quintero, bajo la dirección de Andrés Motta destaca por su experimentación, contrastes para la mirada reflexiva, la historia no lineal, y la unicidad a pesar de la diferencia, el acierto es volver a reescribir con una mirada fresca lo que previamente ya se ha dicho para seguir evolucionando como público y hacedores del teatro. Cabe destacar la entrega escénica y sostenida en alto nivel de Eduardo Candás, cuya interpretación es fiel al instante hecho con voluntad. Un buen trabajo escénico. Se presenta hasta el 9 de diciembre en el Teatro Salvador Novo. 

 

Anuncios