Posts Tagged ‘Entrevistas

17
May
08

Linda Jiménez

Atrapada en la ciudad/ Autor Linda Jiménez     Ana María Longi

 

 

Linda Jimenez exhibirá hasta el 8 de junio de 2008, en la espaciosa galería de la Facultad de Estudios Superiores de Iztacala, UNAM, las 36 obras premiadas “más perfectas del planeta”, de acuerdo a la calificación otorgada en la Unión Americana, por los especialistas August Sargent y Alphonse Hopkins, quienes pudieron ser entrevistados durante el acto inaugural, por Unomásuno.

 

Los citados críticos de arte, explicaron que las 36 obras expuestas de la famosa artista, fueron observadas minuciosamente por ellos en el Centro Lincoln de Arte. “Nos impresionó que una dama de personalidad tan discreta y agradable, haya logrado imprimir tal ternura en retratos de corte clásico, en pleno siglo XXI. La dama pintora, suele desplegar toda su paleta cromática sobre la tela. Sus reinvenciones en matices de gamas y de contra gamas son únicas en aportaciones de temples, empastes y veladuras. Son muy novedosas, porque en ellas las luces son lenguajes fundamentales y no complementarios. La artista Linda Jiménez, simplemente sabe pintar perfectamente bien. Su obra sostiene una fuerza de trabajo única. Sus formatos de ojos constituyen ventanas impresionantes de observación, simplemente no oculta ningún detalle. Nada queda fuera de sitio. Todo en su obra se sostiene equilibradamente con respaldos de verdadero conocimiento pictórico. En fin, estamos muy contentos con el hallazgo, pues ya no habíamos vuelto a ver algo parecido. Sobre todo, porque no nos hemos encontrado con una artista que arranque autógrafos al pasar, sino con una pintora que está caminando dignamente, seria y sensiblemente por el intrincado mundo del arte plástico”, dijo Alphonse Hopkins.

 

“Mis personajes son llamaradas del cielo, hurgan mis sentidos los rostros”, define Linda al hablar de su obra. “Las comunicaciones gesticulares tras las capas y velos de la sociedad son extractos, frisas, actividades citadinas interminables. No importa en que rincón cómodo o calle, encuentro detrás de la piel, esos regios envases de facciones y esperanza. Nobleza rescatable. Las ventanas del alma, reflejan la fuerza y la vulnerabilidad, mismas que dignifico con los pinceles. Éstos son instrumentos de liberación, parlantes profetas, llamaradas del cielo, llamando a cada uno a la elección de una vida con amor, respeto, elevación y expansión. Honro así a contemporáneos que en silencio hablan al ser acariciados por la fuerza del pincel, instando a respirar con gratitud por la vida. Y a dejar huella de verdadera humanidad. Añadiendo, a la carne, al intelecto, el elemento espiritual que todo lo envuelve y presiente”.

 

¿A qué le adjudica usted la fuerza inaudita de su pintura?

 

“Antes que la gloria, conocí el infierno. Es decir, pululé del infierno a las dualidades más insondables de la fuerza espiritual más insospechada. Mi respuesta es muy simple. Sufrí un accidente y atravesé un túnel profundo, infinito y oscuro. No obstante -y yo lo ignoraba completamente-, existía, sólo para mí y a mi medida, una antorcha de esperanza. Una bengala, demasiado profunda dentro de mí misma. De esta manera, el fuego, se abrió. Extremó su camino entre los límites de mi estuche corporal y emergió en mí con tal fuerza que llegó a transformarse en plegaria incontenible hacia los confines de Dios. Luego entonces, mi fuego, simplemente ya no me pertenece, porque se ha fusionado a toda la gran matemática universal; y yo, quizá, o por si acaso, soy la más humilde de las contenedoras de ese gran regalo de la Divinidad. Y bueno, actualmente sólo puedo decir, que me he convertido en una fuente luminosa de amor. Yo no sé como ha podido suceder, pero cuando realizo un cuadro, veo lo más hermoso, sensible y tierno que un ser humano puede abrazar dentro de sí. Es decir, dentro de las cavernas más recónditas de su alma. Dentro de su mensajería interior. Dentro de su poderosa efimeridad.

 

Por otra parte, creo sinceramente, que la maldad es un invento demasiado superficial de la decadencia de las sociedades. De quienes se empeñan en negar la inseparable sabiduría del bien. Basta con tener un poco de fe, de tocar suavemente las maderas de las poderosas puertas de la verdad suprema, para no regresar jamás a la desesperación, ni mucho menos a la soledad. Y esos cuadros, a los que los señores Sargent y Hopkins llaman “premiados”, para mí, sólo son mis muy particulares llamaradas del cielo, dentro del regalo abierto de unas puertas glorificadas que siempre, me están entregando su frescura, consuelo multicolor y luminoso”.

 

 

¿Cuál será su próxima obra?

 

“La que me sea ordenada, porque yo sólo soy un instrumento. Son los cuadros, los colores, los pinceles, las espátulas, la luz y la bondad del mundo, la que me ordena este mandato pictórico, del cual, a manera de Biblia, no suelto nunca, ni poco, ni mucho, ni antes ni después, como explicaba Cortázar. Tampoco, dejo de recibir su honroso privilegio, su regalo; y todo eso pequeño, ínfimo o inalcanzable que encierra la altísima aristocracia del Gran Hacedor”.

 

Esto y más nacido de una pintora, no tocada aún por la avaricia de la fama o por las trampas de la vanidad, lo podemos descubrir en cuadros tan únicos como: Realidades, Columna de vida, La Inocencia, Cielo en la Tierra, Esperan-nza, Serenidad, Trato Hecho, Atrapa en la Ciudad, Niña con Caracol, Convale-cencia, El Milagro y muchísimos más, extraídos de las manos de esta gran artista.

 

29
Mar
08

Perspectivas teatrales

María Teresa Adalid  

“La habilidad innata del poeta es la capacidad de ver metáforas” dijo Aristóteles, cualidad del teatro es poder otorgar significados a lo inexistente. El teatro exige presencia, habla de posturas, descubrimientos y del entorno social.  El ser humano se reconoce persona gracias a él y hoy día a pesar de la abulia para la difusión de la cultura, el teatro nos mantiene vivos. El teatro es la vida dice Peter Brook. A través de la elocuencia de algunos creadores del país, director, dramaturgo, actriz, algunos jóvenes, otros con amplia trayectoria, se reflexiona acerca de las coordenadas del espacio en nuestro presente:

 

 

1.-¿Cuál es la importancia del teatro en la vida social del país?, 2.-¿Qué haría para que el teatro tuviera más público?, 3.-¿Hacia dónde deben de  ir las políticas públicas en el teatro?.  Si tenemos más claro el conocimiento de nuestra realidad sabremos con más certeza lo que podemos alcanzar.   

 

 

  Alberto Villareal. Director artístico Artillería producciones en Arte  

 

 

1.-El teatro es un fenómeno necesario para todos los grupos humanos porque es una forma de reencontrarse con lo que nos hace ser personas. Es necesario porque el tipo de experiencia que brinda no es sustituible con ninguna otra, sigue siendo como dice Peter Brook la experiencia de enorme sencillez para devolverle lo humano propiamente a las personas. El teatro es una experiencia necesaria sobre todo ahora en un momento donde pareciera ser que los fenómenos tecnológicos comenzaran a sustituir el contacto humano, el teatro es aquél que brinda la otra opción, lo que nos permite seguir siendo gente y pensando como personas. 2.-Hacer un teatro más honesto, radical, divertido y abierto, el teatro normalmente no está a la altura de su público, la gente se aburre, siente que no encuentra lo que está buscando como experiencia. Es necesario encontrar una relación nueva con el teatro en México, una vinculación con nuestra sociedad, encontrar cómo el teatro interactúa con ello, lo refleja, cambia o lo alterna 3.-A la generación de una mayor infraestructura teatral, desbloquear algunos candados que existen para los espacios de pequeño formato que tienen las mismas regulaciones de los espacios de gran formato y no es lo mismo. Un espacio comercial tiene un fin redituable en tanto existen otros donde se está explorando algo artísticamente. La precisión de estos elementos ayudaría mucho más al desarrollo de una infraestructura cultural y también tarea de los creadores desarrollar las propuestas en sí.  

 

 

Miguel Flores, Docente y actor 

 

 

1.-Es una actividad hecha por los humanos para los humanos para que la gente se comunique y esté junta. Es un hecho que necesita el ser humano, aparte de distracción como conocimiento mutuo y compartir experiencias. 2.-Hacer buenos trabajos desde todos los puntos de vista; dramatúrgico, actoral y sobre todo, con muchos apoyos oficiales. También se trata de la información que va hacia afuera, por ejemplo, los teatros del CNA, cuando tienen espectáculos gratuitos, siempre están llenos y cuando se empieza a cobrar disminuye el auge, el problema es de las dos partes, por supuesto también es un problema económico. En lo que respecta a nuestro trabajo, es hacer bien las cosas y tener claramente para qué hacemos teatro. 3.-Tener proyectos teatrales específicos y enfocados hacia determinado tipo de público. Deberíamos tener compañías de teatro clásico del siglo de oro, contemporáneo, mexicano, etc, en ese sentido quienes se deberían de abocar a eso, sin duda, son las instancias oficiales que son la UNAM y el INBA, en ese tipo de políticas teatrales se podría captar mejor al público pues ya sabe qué es lo que quiere ver, se necesita difusión y estudio. 

Carlos Cobos, Actor

 1.-Aparte de brindar experiencias a nuestra cultura y la de los demás países, es el origen del hombre mismo, donde nace la expresión de formular lo que uno quiere hacer en la tierra, el teatro ha llegado a ser vital y es primordial mantenerlo vivo porque es la forma de comunicar lo que tenemos dentro, lo que queremos ser y llegar a ser. 2.-Involucrarnos todos los interesados en tratar de hacer un país mejor con un proyecto teatral, -que está difícil- así como se hacen grandes labores con propagandas para otras cosas, también se puede hacer con el teatro, hay gente que a lo mejor tiene la idea de que el teatro es elitista y caro, cuando no es así, en otros lugares y países la gente hasta hace fila desde mucho tiempo atrás porque el teatro se convierte en una necesidad, nuestra obligación es tratar de aspirar a eso. 3.-En provincia hay necesidades a priori que necesitan ser expresadas y también el apoyo para ellos es muy limitado, enfocar un cuestionamiento político para toda la república y también crear un programa de las necesidades para toda la gente, actores, público, etc, hay que tratar de extender el teatro a todos los rincones e interesar a la gente que está en el negocio de la política de nuestro país. 

Nora Manneck. Directora, Actriz

  1.-El teatro es un espejo de la vida y refleja lo que pasa en el país, Juan José Gurrola decía que cada nación y país tiene lo que se merece… lo dejo con este pensamiento… 2.-Hacer un teatro moderno y llevarlo a las zonas urbanas, introducir a la educación la expresión a partir del teatro, estamos carentes de un techo cultural serio. Es importante cubrir el origen del teatro como fenómeno desde los clásicos griegos hasta ahora, pero también apostar por el teatro como reflejo de la sociedad de hoy, hacer teatro a partir de las circunstancias que nos aplastan. México es un espejo hacia el exterior, la pregunta es con qué tipo de trabajo nos mostramos hacia el mundo, yo creo que hay mucha temática que puede ser interesante.  3.- Hay una gran diferencia entre el teatro comercial en México y el teatro con producción independiente donde hay que cobrar para recuperar lo invertido. El actor serio y profesional debe de ser pagado por su trabajo, se necesita apoyo institucional, llevar el teatro a la calle, y no pensar que el teatro sólo se puede dar en las salas, falta publicidad, si nosotros tuviéramos la misma cantidad y dinero para promocionar el teatro como se promociona el alcohol o el cigarro sería otra cosa. Necesitamos organización y confianza, el teatro es un lugar donde uno debe de ser capaz de expresarse libremente y despertar a la sociedad. 

 

 

Eduardo Donnovan Santos. Director compañía independiente JADEvolucion-arte. 

 

 

1.- El ser humano tiene la necesidad de relacionarse, de vivir en sociedad y esta sociedad necesita de un desahogo, de un reflejo, un espacio en donde pueda ver su realidad; que exista la catarsis y el escarnio. El único lugar que reúne estas características es el teatro, ese lugar maravilloso que nos da la oportunidad como sociedad de comunicarnos, reflexionar y…¿por qué no? solucionar.2.- Se necesitan cambiar muchas reglas, estructuras políticas, dar un giro de 360 grados a las normas que rigen el teatro en nuestro país. Necesitamos evolucionar.3.- A las verdaderas necesidades de las artes escénicas…que estas políticas no beneficien solamente a un grupo selecto, sino que se busque apertura, apoyar y difundir a las diferentes compañías artísticas que existen en el país. Romper con los privilegios, con los “dedazos” o “compadrazos”; un verdadero interés tanto de las instituciones como el público por el arte y cultura en México.       

 

 

01
Mar
08

la Paleontología y los rudistas

geologia1.jpg

La especialidad de la Paleontología y los rudistas en voz de La Doctora Gloria Alencáster Ybarra del Instituto de Geología, la llamada fauna predominante de las rocas sedimentarias del Cretácico de México, es explicada y dirigida hacia conclusiones apasionantes. 

Ana María Longi 

Unomásuno se ha propuesto incursionar en áreas informativas poco conocidas o comunes como las que nos descubren qué hacen los científicos universitarios dentro de sus encerrados espacios, rodeados siempre por sofisticados aparatos con los que determinan la exactitud y comprobación de sus hipótesis. Así, nuestro hallazgo de la semana se centró en la distinguida Doctora en Paleontología Gloria Alencáster Ybarra del Instituto de Geología quien nos habló, de dos temas apasionantes: La Paleontología, (que es su especialidad) y de sus investigaciones en el estudio de los rudistas. La Doctora Gloria Alencáster Ybarra explicó que en México existió una institución destinada al estudio de los fósiles hasta 1888 cuando, por decreto presidencial, se creó el Instituto Geológico Nacional, que en 1929 pasó a depender de la Universidad Nacional Autónoma de México. “Por muchos años esta institución contó con uno o dos paleontólogos y, aunque nunca existió un grupo de investigadores que hubiera formado discípulos, existía una obra cuantiosa de la paleontología de México. Desde mediados del siglo XIX eran conocidos los fósiles mexicanos, especialmente los vertebrados (González-González, 2002). A fines del siglo XIX, era práctica común de los directores del Instituto Geológico enviar los fósiles para su estudio a instituciones prestigiadas extranjeras y a paleontólogos famosos que, en general, conservaron los fósiles en sus museos. Se cuenta con estudios importantes de naturalistas mexicanos, así como de instituciones extranjeras, que realizaron estudios completos de algunas regiones. Emilio Bose y Carlos Burckhardt laboraron en el Instituto Geológico y produjeron una obra notable; radicaron en el país por una o dos décadas, pero siempre trabajaron aisladamente”.  Respecto a la micropaleontología, la querida Doctora Alencáster aseveró que numerosos paleontólogos extranjeros trabajaron para las compañías petroleras antes de la expropiación. “Después de 1938, PEMEX fundó el Departamento de Exploración y la Sección de Paleontología Petrolera, en donde un personal numeroso se entrenó en el estudio de foraminíferos de columnas estratigráficas terciarias y de otras edades. En 1960, el doctor Agustín Ayala-Castañares fundó el Departamento de Micropaleontología en el Instituto de Geología de la UNAM. Una historia resumida del desarrollo de los estudios paleontológicos mexicanos reencuentra en la Enciclopedia de México de 1993, escrita por el ingeniero Ernesto López Ramos”, recordó la científica. 

¿Cómo se organizó el Museo de Paleontología del Instituto de Geología destinado a investigación? ¿Resultó muy complicado?  

¡Desde luego que fue muy difícil y es muy digno de comentarse! Indebidamente, el material que se encontraba en exhibición en el Museo de Paleontología del edificio de Ciprés 176 (ahora Jaime Torres Bodet), correspondía a los ejemplares de las publicaciones del Instituto, motivo por el que debía de estar guardado y protegido, así como debidamente catalogado. Ese material fue trasladado al nuevo edificio de Ciudad Universitaria, en donde estaba previsto un gran espacio para este fin. También se trasladó el material aún sin estudiar, almacenado en las bodegas, recolectado por numerosos geólogos a través de varias décadas. Parte de este material dio lugar posteriormente a publicaciones valiosas, como el estudio de las plantas paleozoicas de Puebla (Silva-Pineda, 1970). Esta labor, del traslado, arreglo y selección del material, se inició en 1956 y se intensificó hasta 1960, cuando ya contaba con mis primeras colaboradoras. Los primeros muebles que se hicieron para el resguardo del material fueron de madera, elaborados por el taller de carpintería del propio Instituto. El siguiente equipo fue de acero, al estilo de lo que se usaba entonces en instituciones de investigación paleontológica. Posteriormente, la pesada y delicada tarea de organización y administración del museo fue encomendada, en 1966, a la doctora Carmen Perrilliat, quien ya se había destacado por sus dotes de orden y disciplina. El Museo ha funcionado perfectamente y actualmente está amueblado con equipo ultra-moderno, que se ha conseguido gracias al empeño y a la tenacidad de la doctora Perilliat. Ahora se denomina Colección Nacional de Paleontología. Además de ser uno de los valiosos patrimonios universitarios, es patrimonio de la nación y aloja la inmensa mayoría del material fósil mexicano publicado, aun del estudiado fuera del país, que es enviado al Instituto por los autores para su resguardo eterno. 

¿Podría ser tan gentil en referirnos un poco más de su historia académica doctoral? 

 En 1969, después de diez años de docencia y 19 en la investigación, me consideré suficientemente preparada para presentar el examen general de conocimientos para obtener el grado de doctor, mismo que se realizó en dos sesiones, de varias horas cada una. La tesis, que se publicó en Paleontología Mexicana (Alencáster, 1971) consistió en el estudio de una colección de rudistas del Cretácico Superior de Chiapas, que había sido recolectada por Mullerried durante varios años y de la que él había estudiado una pequeña parte. El doctor Mullerried realizó una obra importante de paleontología, en especial sobre rudistas, que reseñó el doctor Maldonado-Koerdell (1953) después de su partida.Los rudistas son moluscos bivalvos extintos a los que me fui enfrentando poco a poco desde que trabajé en PEMEX; del Instituto Mexicano del Petróleo, del Consejo de Recursos No Renovables, de universidades de provincia, etc., me enviaban muestras, para su determinación taxonómica y geocronológica. Estos informes, más de 200, los proporcionó el Instituto de Geología sin cargo alguno, como una contribución de la UNAM a dependencias gubernamentales descentralizadas.Creo conveniente aclarar que antes de dedicarme al Cretácico, incursioné en estudios de moluscos del Triásico de Sonora, braquiópodos y bivalvos del Jurásico medio de Puebla, algunos en co-autoría con la doctora Blanca Estela Buitrón, moluscos y braquiópodos del Jurásico Superior de Chiapas. 

¿Por qué eligió estudiar a los rudistas? 

Esencialmente porque constituyen la fauna predominante de las rocas sedimentarias del Cretácico de México. En este periodo se presentó el evento marino más importante de la historia geológica de México, cuando una gran parte del territorio estuvo cubierta por mar, por cerca de cien millones de años, y, desde luego, los depósitos sedimentarios marinos alcanzaron su máximo desarrollo. Mapas paleogeográficos de este periodo han sido ejecutados por muchos autores (Young, 1984; Scout, 1948; Alencáster, 1984, 1995). La invasión del mar epicontinental se inició a fines del Jurásico, sobre un continente que era eminentemente terrestre, con depósitos marinos restringidos a dos pequeñas bahías.  

LA ORTOGRAFIA DE TETHYS DEBE RESPETARSE 

El mar avanzó gradualmente de oriente a occidente y llegó a su máxima extensión en el Cretácico Medio, que comprende las edades Albiano y Cenomaniano, de 105 a 95 millones de años de antigüedad. Los rudistas se originan en el Jurásico Superior de Europa, pero en América aparecen hasta el Cretácico Inferior. Su existencia en el tiempo está restringida al Cretácico y en el espacio a la región tropical del planeta de ese tiempo, que abarca una franja circumecuatorial que se extendió 30 grados hacia el norte y 30 grados hacia el sur del Ecuador. Este mar, que separaba dos grandes continentes, norte y sur, se denomina Dominio o Mar de Tethys. El nombre fue propuesto por Suess (hacia 1904-1909) y corresponde a la mitología griega más antigua a una diosa del mar, hija de Gaea (tierra) y Uranus (cielo), padres de los titanes, y esposa de Oceanus (Duckworth, 1963). La ortografía de Tethys debe respetarse, porque, como dato curioso, no corresponde a Thetis o Tetis, que se refiere a una diosa de otra dinastía, también de las aguas, madre de Aquiles, de una mitología griega menos antigua. Los rudistas vivieron en aguas someras cálidas de plataformas carbonatadas. Son moluscos bivalvos extintos (clase Bivalvia, superfamilia Hippuritoidea) con dos valvas desiguales, que presentan las mismas estructuras de los bivalvos actuales. En los rudistas las valvas están unidas por una charnela formada por dos dientes y un alvéolo central y dos alvéolos en la valva derecha, inferior o fija. Las valvas se cerraban por la contracción de un par de músculos insertados a ambos lados de la charnela y se abrían por la contracción de un ligamento dorsal que une las valvas.Sus muy variadas formas son absolutamente diferentes de las de los bivalvos actuales, por lo que, por mucho tiempo, se ignoraron sus relaciones filogenéticos. Son bentónicos y de hábitos gregarios, por lo que vivieron en grandes comunidades. Las conchas, en general, son grandes y de pared gruesa. 

¿POR QUÉ RUDISTAS? 

El nombre de rudistas propuesto por Lamarck (1819) se refiere a su naturaleza ruda (rude en francés, rudis en latín). Las plataformas calcáreas del Cretácico son depósitos sedimentarios muy extensos, que constituyen superficies planas o ligeramente inclinadas como rampas, que se encontraban en el margen de los continentes o aisladas como islas, cubiertas por un mar muy somero. Estuvieron pobladas de manera exuberante por rudistas y por una gran variedad de otros organismos bentónicos. Los rudistas formaron bioconstrucciones tabulares, que se han llamado bancos, biostromas y actualmente, lithosomas, pero que, en general, se consideraron formaciones arrecifales, por su semejanza con los arrecifes coralinos actuales. Sin embargo, son diferentes, porque los rudistas no forman una armazón rígida, de esqueletos estrechamente unidos, porque no son animales coloniales y los epibiontes, que podrían unirlos, son escasos o carecen de ellos. Los rudistas son importantes para establecer escalas bioestratigráficas precisas de las plataformas cretácicas y para establecer reconstrucciones paleobiogeográficas de las provincias endémicas del Tethys. Cualquier progreso en estos campos depende de un mejor conocimiento de la taxonomía de los rudistas; aseveró la Doctora Alencáster quien dejó a la reportera asombrada de la magnitud de sus conocimientos y, desde luego, muy hambrienta de conocer más de su tema en una muy próxima oportunidad.        

02
Dic
07

Francisco Rosas: “Bailarín del cielo y de la tierra”

seminario_41a.jpg

 

Joven, esbelto, ágil, breve de estatura, Francisco Rosas se ha convertido en una de las figuras imprescindibles dentro del Taller Coreográfico de la UNAM, dirigido desde hace 37 años por Gloria Contreras

Ana María Longi

Semana a semana, en las salas universitarias Miguel Covarrubias y el Teatro de Arquitectura Carlos Lazo, las cámaras de magníficos fotógrafos, sorprenden a Francisco Rosas suspendido entre el cielo y la tierra. “Ese joven, explica el crítico de danza español Ramón Miraval, tiene una versatilidad extraordinaria. Es como bien podría llamársele, un bailarín del cielo y de la tierra, porque su cuerpo tiene sumado en sí mismo, toda la amalgama justa de peso y medidas para hacer lo que quiera en el escenario. Es decir, no le falta ni le sobra nada. A lo largo de mi carrera, he visto espaldas muy anchas que no permiten emprender elevaciones elegantes, porque los vence la ley de la gravedad. Los hay también muy anchitos o de vientres voluminosos, cuyos perfiles no les permite ser candidatos ni a los giros, ni a los saltos ni a los llamados arabesques. Y bueno, pues creo que a Francisco Rosas, le favorece todo: cuerpo, amor por la danza, seriedad, talento, y responsabilidad para trabajar. Que lo aproveche hombre, que lo aproveche…” 

¿En qué consistió la propuesta de trabajo profesional recibida recientemente?

“A manera de golpe del destino, me relacioné amistosa y dancísticamente con una pareja extranjera de esposos bailarines que viven con gran plenitud su vida profesional. Ambos me invitaron a integrarme con sus trabajos coreográficos, y tuve la suerte de recibir su aprobación total. Y bueno, ellos son unos artistas con mucha experiencia, con muchos proyectos por delante y creo que voy a emprender una experiencia muy interesante a nivel coreográfico. Un campo que lo he experimentado en la práctica, pero no en la creación, y que implica una extraordinaria experiencia. La misma que quiero lograr cuando me encuentre ahí, dando el salto que me he propuesto. Ojalá y en este campo, también logre mis propósitos. Lo importante es que ya sé que es ser un bailarín disciplinado. Y yo me encuentro simplemente en lo mejor. En el Taller Coreográfico de la UNAM, donde el intérprete tiene que integrarse con toda su alma a la música, tal y como nos lo ha enseñado nuestra querida Maestra Gloria Contreras, quien también es una musicóloga consumada”.  

 ¿Cuáles son sus sentimientos hacia el Taller Coreográfico de la UNAM?

“En primer lugar, de un profundo agradecimiento. Yo he vivido día tras día y durante 14 años la vivencia dancística más increíble de mi vida. Nuestra maestra Gloria Contreras, nos muestra el camino físico y espiritual de la danza clásica y contemporánea, con toda la entrega, magia, perfección, amor, sacrificio, belleza y elegancia, de la que ella es capaz todos los días. Mire Ana María, la Maestra Gloria Contreras, directora desde hace 37 años del Taller Coreográfico de la UNAM, es una dama que afortunadamente conoce la manera de proyectarnos no sólo sus vastísimos conocimientos y cultura, sino toda esa energía pasional de la que es capaz al crear una coreografía. Por ejemplo, la Maestra Gloria Contreras jamás se cansa, jamás está triste, enferma, desganada o débil. De ella sólo se puede extraer vida. Vida purísima. Vida pasional. Energía. Fuerza. Esfuerzo. Amor. La Maestra trabaja sus coreografías, conociendo absolutamente todos los secretos del escenario. A la Maestra Gloria no se le va una. Las medidas del escenario en relación al movimiento, a las luces, a la música, al primero y último espectador de nuestro teatro, están matemáticamente calculados. La perfección, la nitidez, la limpieza, la purificación de todo cuanto existe a su alcance, es su labor cotidiana. Es decir, pan comido. Pero un pan comido, que nadie, nadie, fuera de ella lo puede lograr con tal calidad. Y luego, como si esto fuera poco, la Maestra Gloria, realiza una labor educativa interesantísima, pues ella misma recibe a todo el estudiantado universitario y de la gente que va pasando por la calle, en su teatro. Ahí les proporciona una minuciosa explicación de las temáticas de cada ballet dentro de una didáctica, cariño y paciencia asombrosos. A eso se debe que sea tan famosa a nivel nivel nacional e internacional y que ella, realmente ha logrado y esté logrando la auténtica cultura popular dancística de alta calidad para el pueblo de México”.   

Pero y usted, ¿Cómo se siente en el escenario? ¿En qué consiste su versatilidad?

“Mire Ana María, cuando atravieso las piernas del escenario, vivo, de inmediato, una transformación casi virtual. Y lo digo, porque simplemente o soy más yo que nunca, o, por el contrario, dejo de ser yo, para abrir todas las compuertas energéticas de mi cuerpo, a la música. Se lo puedo jurar, señora, que mi cuerpo se convierte en espíritu puro. En esos momentos, ya no siento mi carne, ni mis huesos ni mi peso corporal, soy como una energía viviente fundida a las músicas que me han tocado en suerte interpretar. Y, en cuanto a los personajes, una serpiente, un obrero, un guerrillero, un príncipe, un amante, un vagabundo, un hombre perverso, un brujo del bosque o un fauno, simplemente, soy eso en ese momento. Mi identidad desaparece. Dejo de ser dentro del tiempo y el espacio el hijo de mi madre, para transformarme en un ser inmortalizado por la historia y devorado por la música. La Maestra Gloria, siempre nos está aconsejando que nos enteremos del mundo a través de la literatura, los periódicos, el cine, el teatro, la escultura, la arquitectura o publicaciones tan especiales como las caricaturas. Y esto es, porque la maestra quiere lograr en nosotros la perfecta euritmia: Cuerpo sano en Mente sana. El alimento, explica nuestra dama coreógrafa, “no sólo debe ser material para nuestro cuerpo sino también espiritual para nuestra mente y pensamiento”.   

  Y bueno, para usted ¿qué es la música?

La música, es una diosa que está casada con el movimiento. Y por esta razón es una sola, bella, celestial e indispensable. La música es un regalo de los dioses. Creo que no hay una música mejor que otra. Sólo son diferentes. Dentro de mi carrera, me he propuesto interpretar con el mismo amor y respeto a un Stravinsky, a un Bach, a un Stravinsky; que una pieza de Daddy Yanqui, Led Zeppellin, Elvis Presley, José Pablo Moncayo, Silvestre Revueltas, Manuel M. Ponce, Pérez Prado o Arturo Márquez, compositor del danzón número 2”.  

¿Cómo ha soñado su vida dancística para el futuro?

“De una manera muy integral. Pues conociendo a fondo la vida de un bailarín, creo que si me transformo algún día en un coreógrafo, voy a entender qué es lo que necesita un intérprete para extraer de él todo su espíritu y talento. Yo no quiero adelantarme al futuro, pues soy una persona de convicciones simples. Es decir. El trabajo es lo único que cuenta. La lucha diaria. El aprendizaje persistente que es el único que nos conduce a la seguridad de los ideales. No soy muy afecto a las fórmulas mágicas. Mi vida de bailarín se ha desenvuelto sólo de esta manera. En la dureza. Tener disciplina y vivir el futuro haciéndolo. Caminándolo. Emprendiéndolo. Con tus piernas, con tus brazos, con tu torso, con tu cabeza, con todo tu ser”.

01
Dic
07

Gabriel Vargas, comprometido entre dos siglos

Héctor Iván Delgado Estrada  

“Haré historietas mientras queden en México ricos en expansión, pobres en decadencia, soberbios en inflación y humildes apachurrados”, sostiene con vehemencia Gabriel Vargas Bernal, nacido en Tulancingo, Hidalgo (1915), quien es el padre de “La Familia Burrón-Tacuche”, cuyos personajes de raigambre urbana, en dibujos incesantes, han nutrido el imaginario popular durante más de medio siglo desde que aparecieron sus trazos.     Con motivo de cumplir sus 93 años lúcidos, unomásuno se acercó a este artista (a partir de la invitación fraternal de Rafael de la Huerta, amigo entrañable de don Gabriel), estos reporteros lo seguimos desde el miércoles 21 en el bellísimo Salón de Cabildos, donde Marcelo Ebrard Casaubón (Jefe del GDF), le entregó un reconocimiento a nombre de la Ciudad de México (ver unomásuno, 22-XI-07, pp.11/16).      Luego en la inauguración de la Exposición dual en el Museo del Estanquillo (ubicado en la esquina de Madero e Isabel la Católica, Centro Histórico, antiguo edificio de la joyería “La Esmeralda”) titulada: “De San Garabato al Callejón del Cuajo”, donde se exhiben muchas caricaturas clásicas de don Gabriel y Eduardo del Río (Rius), quienes hicieron la presentación el jueves 22 por la noche, ante una bigarrada concurrencia, como si fuera un bailongo de 15 años en la vecindad donde habitó Borola Tacuche de Burrón, pues asistieron los más disímbolos personajes, para escuchar las palabras de Carlos Monsiváis (propietario en comodato del Museo del Estanquillo).      Don Gabriel Vargas Bernal nos recibe en el estudio/taller de su domicilio particular. La tarde está un poco fría. Es un anciano intelectual muy observador, sencillo y discreto a sus 93 años de edad. Tranquilo aparentemente. Bien abrigado. Se disculpa por recibirnos en bata de casa, con bufanda: “Porque saben ustedes, me pegó una gripa anoche, no me gusta recibir a mis invitados en fachas”.    La charla programada para diez minutos, se prolonga por 45.  Porque conversamos de todo. Él dice: “Conocí muchas vecindades de Tepito. Visité a las señoras, comí sus guisos, platiqué con ellas, me sentía muy a gusto que me recibieran en sus hogares y que me dispensaran su confianza y amistad.     “Conocí también –como usted pregunta-, el cine Morelos de piojito, pero desgraciadamente no asistí a sus funciones, tenía yo en esas épocas tenía mucho trabajo, y, no me daba tiempo para ir muy seguido al cine.     “Yo hice mi primer año de primaria en Tulancingo. Después nos vinimos al DF, y ya no regresé. Me quedé huérfano de padre cuando yo era muy pequeño. Mi padre murió luego de una operación que le hicieron allá, y, ya no despertó de la anestesia.       “DE PINTAMONOS NO VAS A VIVIR”: Josefina Bernal        “Me hice dibujante a pesar de que mi madre, doña Josefina Bernal, se oponía. “Cómo vas a vivir de pintamonos. Debes dedicarte a estudiar para que seas médico o abogado o ingeniero, alguien útil, para que puedas vivir”, insistía ella.     “Tenía yo alrededor de 13 años, cuando mi inolvidable maestro, don Everardo que conocía mis dibujos, me inscribió en un concurso en Osaka, Japón, sin que mi madre supiera. Entonces, uno de mis hermanos, Ángel se volvió mi cómplice, y, por las noches, cuando mi mamá se iba a dormir, con dos cabos de vela, debajo de la cama, él me echaba aguas, mientras yo dibujaba (nos muestra Lupita López, su amable secretaria/asistente, una copia de ese bello dibujo en gran formato largo a tinta china, una reproducción se encuentra en la expo del Estanquillo, debe verla respetado lector de sábado), incesantemente, luego lo escondíamos. ¿Por qué con velas, don Gabriel?, preguntamos…     “Porque con el reflejo del foco, ella se hubiera dado cuenta, y, entonces adiós concurso, porque era muy enérgica. Así que gracias a ese engaño o mentira piadosa, estoy aquí”.     A lo largo de la charla con unomásuno, don Gabriel Vargas, refunfuña y dice con sencillez: “Ya no sirvo para nada con esta memoria, esta cabeza -mueve su dedo índice de la mano derecha, un tanto inválida por las secuelas de una embolia sufrida hace poco más de un cuarto de siglo-, que ya no coordina con mi voz, con mis manos, con la mente…”.     Lupita López, con ternura nos dice frente al maestro Vargas, “yo le digo que no es cierto, él es un hombre muy dinámico –luego recorrimos con recogimiento y respeto su oficina, cuajada de libros, colecciones encuadernadas de sus dibujos, sobre una mesa/restirador, huellas de que ahí vive un artista/dibujante, una lámpara especial de trabajo, tijeras, plumines, pinceles, lápices, virutas de recortes de papel-, muy trabajador. Aun así, él me dicta los textos, hace que se los repita, me corrige si no le gustan, y, hace correcciones con sus propios trazos con su mano izquierda”, dice afectuosa.     Cuando le preguntamos ¿quién es su personaje inolvidable…? Él se queda un poco ensimismado, clava su mirada en el interlocutor, y, dice: “Ninguno en especial. Para mí lo esencial es el pueblo, el conglomerado. No me gusta distinguir a alguien en particular. Creo que entre el común de la gente está todo el valor del ser humano.     “Siento mucha emoción cuando contemplo las injusticias, mi herramienta de reclamo son mis dibujos, lo que hacen y dicen esos personajes, es lo que quisieran decir los pobres. Éstos son los que sufren verdaderamente las injusticias de la vida.     “A lo largo de mi vida, como me dijo mi madre y yo lo resolví también así, cuando algún amigo o persona, sobre todo las madres de familia necesitadas, se han acercado a mí, si lo tengo de inmediato lo doy, y, como ha sucedido tiempo después, esas personas agradecidas me lo quieren resarcir, yo les digo, ¡no, por favor no! lo hice sin ninguna condición.    MORIR TRABAJANDO, ASÍ ESTÁ MUY BIEN: Gabriel Vargas      “Sí, yo conocí a Diego Rivera, me parece un gran pintor, muy comprometido, que hizo grandes obras que nos enorgullecen. Lo que ustedes dicen (usted don Héctor,  hace referencia al reportero), de que mi pequeño dibujo “El día del tráfico”, del concurso a mis 13 años (nos muestra y relee lo que escribió al pie de ese magno dibujo abigarrado) acerca de que ese dibujo se identifica con el mural de Diego Rivera, “Un domingo en la Alameda”, pues qué bueno, yo le agradezco su comentario, porque un niño a mi edad, no podía haber conocido esa obra y