Posts Tagged ‘reseña

23
Feb
08

Planeta Tarantino

poster_grindhouse-buena.jpg

A propósito de Grindhouse y la sociedad con Robert Rodríguez 

Jorge Zavaleta Balarezo

Pittsburgh, Estados Unidos

  Hay de todo en Grindhouse. Obra abierta, grandilocuente, multiexpresiva, decidida y capciosamente posmoderna, en ella Quentin Tarantino y su buen amigo Robert Rodríguez descargan algunas de sus más ácidas críticas al orden contemporáneo y, a la vez, deleitan al espectador con un metraje imposible, casi utópico. Dos películas en una doble presentación, tres horas contemplando un par de historias que entre lo espídico y lo grotesco, lo sobrenatural y lo ominoso, lo divertido y lo lúdico, nos llevan a reflexionar mucho más allá de la galaxia de personajes y cuentos que ha creado, desde los tiempos de Reservoir dogs, el maestro Tarantino. Y ello, a manera de un homenaje a los programas dobles que ofrecían las salas norteamericanas en los años 70, precisamente en géneros como el gore. Y esas salas al igual que sus programas eran conocidos como “grindhouse”. La idea fue rechazada, cómo no, por el mercado. La taquilla de un fin de semana en USA bastó para decretar el sablazo definitivo contra esta producción casi independiente. De inmediato, los mercaderes del cine, mismos filisteos (la historia de siempre), decidieron que los filmes se exhibieran en el resto del mundo por separado, incluso eliminando escenas cruciales, otorgando, así,  la razón a los poderosos gerentes del sistema y quitándosela a los verdaderos y con justicia encumbrados artistas, líderes de un cine que, diferente y audaz, apuesta por sobrepasar límites. La historia de Robert Rodríguez se llama Planet Terror. En ella encontramos las influencias de los “zombies” de George A. Romero y la tan mentada de un director italiano de culto, Lucio Fulci. Efectivamente, se trata de un cuento de muertos vivientes, que se reproducen entre la oscuridad y la niebla, mientras todo un elenco de artistas, de veras muy originales, da a la trama el empuje necesario para comprobar que estamos ante una cinta absoluta, totalmente bizarra. Si el adjetivo, casi como un anglicismo, se aplica aquí, lo es porque, y en tanto, lo bizarro se manifiesta en esas luchas cuerpo a cuerpo, en los disparos de fuego, en los escapes y las persecuciones, en ese rostro a punto de estallar de un sorpresivo Bruce Willis, mucho más convincente que en sus cuatro secuelas de Duro de matar.. El trabajo de Rodríguez, a estas alturas un experto, es impecable. Su cámara, curiosa e inquieta. La trama está llena hasta lo imposible de vueltas de tuerca. Rose McGowan surge a la vez bella y maldita, erótica y seductora. Rodríguez se da tiempo y espacio para incluir una love story en esta lucha por salvar a la humanidad. Cada escena se luce por trepidante y colosal. Los habituados a los cuentos de muertos vivientes, a los cadáveres carcomidos, a las nebulosas apariciones, comprobarán que el género al que se adscribe Planet Terror renace y se consagra. Y que Rodríguez, incluso contando con Tarantino como un malvado personaje, es capaz de crear universos que nos dejan absortos, complacidos, como pidiendo la siguiente escena. Erotismo y feminidad también son claves con la presencia  de heroínas que, aunque pierdan una pierna, como la McGowan o se disloquen una mano, como Marley Shelton, resultan las más convincentes de la película. En suma, Planet Terror es un festín, sobre todo para aquellos que buscan citas cinéfilas y metacinematográficas. Habría que hablar, también, del diseño de Grindhouse. Presentada engañosamente, con trailers falsos y “censurados”, que incluyen a actores del establishment como Nicolas Cage o directores aún en formación, o deformación, como Rob Zombie, Grindhouse es una parodia de muchas cosas, de muchos cines, pero sobre todo de sí misma. Tributaria de la velocidad, del escapismo, de la acción acelerada, todo esto se constata, y se amplía, en la película que dirige Tarantino, Death Proof. La historia es deliciosa no solo porque se trate de un alegato marcadamente feminista. Son cuatro chicas de paseo por la carretera que hacen una parada en un  restaurante del camino y entonces descubren  el horror. Este se llama Kurt Russell, sí, el actor ya presente en una obra legendaria, apocalíptica, Escape de Nueva York, y que, con similar vestimenta, y desde esa misma marginalidad, aparece como un sádico asesino que se divierte con sus víctimas. Pero… esta vez no va a ser tan fácil. Nunca antes Tarantino filmó con tanto pulso ni verismo. Esto, quizá, sea equivalente a la pelea de Uma Thurman en el restaurante japonés donde sus rivales, uno a uno, caían, degollados o destrozados (Kill Bill). Aquí es la pasión cinética puesta a prueba y explotada al máximo. En una autopista y sin trucos.  Pero, como alegato feminista, no exento de toques románticos, algo misteriosos, es, a la vez, la búsqueda, el control, la decisión de las simpáticas amigas que buscan diversión, amor, pero también paz. No quieren contagiarse de la polución del mundo postindustrial (lo que presenta el filme de Rodríguez) pero tampoco sujetarse al omnipresente poder masculino. En esa lucha, si es que acaso encuentran la victoria ante el asesino del auto negro, hallarán también la liberación, la culminación de, al menos, un deseo. En un nuevo siglo, Tarantino, dueño de originales sueños y proyectos, y asociado con un Robert Rodríguez que aquí ofrece su mejor filme, es capaz de vislumbrar el horizonte de un cine nuevo, independiente, que él mismo ayudó a forjar. Grindhouse es expresión catárquica de esa rebeldía. Originalidad pura y vasta.  Cómo no disfrutar viendo a las chicas de Death Proof sentadas a la mesa de un café probando sus hamburguesas y malteadas, charlando intrascendencias, en una escena que, sin embargo, el buen cinéfilo sabrá identificar como contraparte, pero también homenaje, a los diálogos iniciales de Perros del depósito. Así, el brillante planeta Tarantino gira, gustoso y ameno, celebrando sus propias glorias.

Anuncios
19
Ene
08

El día Que la Muerte murió: Relatos y cuentos teátricos

resize-wizard-1.jpg

En un mundo de luz toda cosa tiene una sombra que pende de ella

Abdul S. Machi  

Humberto Alexander Lee 

   La narrativa es un género literario que nos brinda la oportunidad de adentrarnos en la realidad o realidades que circundan nuestra consciencia individual y colectiva. Nos permite conocer un poco más de lo que ocurre en nuestras vidas, de forma realista, fantástica o simbólica. Como parte de este género, el libro El día que la Muerte murió ofrece una compilación de catorce relatos y cuentos teátricos (estos últimos son escritos con una cierta estructura de obra teatral, sin perder la esencia narrativa), como los denomina el autor, en los cuales pueden encontrarse narraciones cuyo contenido aborda con un lenguaje coloquial, pero alegórico, la desensibilización social y emocional, nuestros miedos e inquietudes, todo esto envuelto en un tenue manto de muerte y desesperanza, no como algo a lo cual el ser humano va irremediablemente y sin sentido, sino como una forma de identificar nuestras debilidades y obsesiones. Cuentos como el monólogo La rabia, de forma sencilla, nos narra cómo un hombre transgrede las leyes sociales y morales asesinando a su mujer al emponzoñarla con la saliva infectada de rabia de un murciélago, sin darse cuenta clara, o más bien sin querer aceptarlo, que su acto fue no sólo un delito sino un manifiesto de la desvirtualización de los valores humanos básicos, como lo es la vida. Todo por unas vacas, ¿Por qué me quitaste mi orgullo?, El engaño, son relatos que ponen en manifiesto la incongruencia del humano como parte de una sociedad, con actos simples, pero atroces, donde de nuevo la falsedad, la mentira y la manipulación resultan ser el aderezo que sazona las acciones de los personajes protagónicos de dichos relatos. Otros títulos de esta compilación, como lo es Un buen ladrónLa lluvia, Las manchas de sangre, hablan un poco de lo absurdo de los acontecimientos que rigen nuestra vida, de las pequeñas grandes cosas que hacemos o dejamos de hacer, y que sin embargo hacen que nuestra existencia sea miserable o esperanzadora para nosotros y los que nos rodean. Por otro lado, y con la misma importancia, los cuentos Una tarde como todas, Cavilaciones de un corazón y El día que la Muerte murió ponen en evidencia el relativismo moderado, pero significativo, de la conducta humana, representada en la circunstancialidad de los sentimientos, creencias y pensamientos de los protagonistas de estas historias.   Al leer este libro, al igual que cualquier otra obra literaria, resulta importante no pasar por alto los detalles, las insinuaciones, ya que esto no sólo nos permite conocer mejor la historia en sí, sino que nos lleva a juguetear en el escrutinio e interpretación de las palabras, frases, acciones y detalles que resultan reveladores para el lector, si él mismo se da la libertad de interpretar y darle sentido a su vida a través de la palabra escrita, no como realidades explícitas más bien como pequeños fragmentos de una realidad más flexible de lo que se puede pensar. 
 
 
 http://www.unomasuno.com.mx/unomasuno/Sabadouno/enero_2008/sabadouno19enero2008.pdf